Lo que se viene en energía

ANCAP: “SER O NO SER”

Las búsqueda de combustibles fósiles en territorio uruguayo avanza hacia la exploración y posible explotación de hidrocarburos en un proceso donde las partes, ANCAP y la empresa estadounidense Schuepbach, no parecen cultivar las mismas expectativas y, para mayor complejidad, Estados Unidos está entrando a gravitar con su habitual omnipotencia.

Firma del contrato Ancap - Schuepbach

El gas en rocas de esquisto, pizarra o arcillas compactas representa una nueva y enorme fuente de combustible fósil. En las formaciones estadounidenses de esquistos, de un espesor de uno a tres kilómetros bajo la superficie, puede haber hasta 23,4 mil millones de metros cúbicos de gas recuperable, según el informe Annual Energy Outlook 2011, divulgado en abril del 2011 por la Administración de Información de Energía (EIA) de ese país. Pero lo más importante para nosotros, es que Argentina tiene el tercer lugar en reservas en este tipo de gas y Brasil no se queda atrás.

Ancap está dando licencias para búsqueda de hidrocarburos en nuestro territorio y lecho marítimo. Resulta posible que el gran hallazgo de las empresas petroleras licenciatarias se trate de este tipo de gas natural entrampado, asociado a petróleo en arenas y arcillas. Argentina en octubre del 2009 descubrió este tipo de gas en Neuquén multiplicando por 10 sus reservas hidrocarburíferas.

Las reservas mundiales de “gas no convencional” -término que usa la industria para referirse al gas de esquisto y al metano de los mantos carboníferos- son de 915 mil millones de metros cúbicos, y 100 mil millones de ellos están en América Latina.

La técnica consiste en perforar la roca y fracturarla inyectando agua y sustancias químicas a gran presión para que libere el gas que contiene. Se practica una perforación vertical hasta una profundidad que varía entre 100 y 3.000 metros desde la superficie o el fondo del mar en el caso de plataformas marinas. Luego por medio de sorprendentes técnicas de desvío de pozos de petróleo se logra seguir perforando hoyos horizontales de unos 1.000 metros a lo largo de la formación rocosa. En ellos se inyectan grandes volúmenes de agua y otras sustancias.

La nueva fiebre se asienta en el apetito importador de Asia y en la idea de que el gas es “el combustible de transición” entre una economía sucia, basada en el carbón, a una baja en emisiones de dióxido de carbono CO2, el principal gas de efecto invernadero. La tecnología del “fracking” (fractura hidráulica) va en busca de los últimos depósitos de gas natural alojados en lechos rocosos de extensas zonas de Estados Unidos y el oeste de Canadá, alentando una nueva fiebre de hidrocarburos.

El gas es más limpio, pues libera entre 40% y 45% menos CO2 que el carbón para generar la misma cantidad de energía. En los últimos años, la producción de gas de arcillas compactas aumentó a un ritmo de 48%, según la EIA.

Luego de más de 20 años de fractura hidráulica, la EPA (Departamento de Protección Ambiental de EE.UU.) está realizando su primer estudio sobre los riesgos que podría entrañar para el agua potable. Especialmente porque muchos de estos reservorios se encuentran por debajo de acuíferos como nuestro Raygon o el acuífero Guaraní, el mayor del mundo, una fuente de agua potable subterránea compartida con Argentina y Brasil. Cada perforación requiere millones de litros de agua, y la industria petrolera obtuvo derechos en distintos países del mundo para extraer 275 millones de litros diarios de ríos, lagos y arroyos locales.

El uso de variados químicos (entre ellos el benceno, tolueno, plomo, metano y concentrados de ácido sulfúrico, junto a otra veintena de compuestos) constituyen otro riesgo que no se puede eludir.

ING. ÁLVARO BERMÚDEZ El País Digital


Fractura hidráulica y perforación horizontal

El shale gas o gas de pizarra se obtiene a partir de la explotación del esquisto, una roca sedimentaria formada a partir de depósitos de lodo, cieno, arcilla y materia orgánica. Antaño consideradas como meras rocas de formación para el gas que se deposita en reservas de areniscas y carbonatos -que son los principales objetivos de las explotaciones de gas convencional-, han cobrado relevancia en términos productivos a raíz de un contexto económico favorable que ha disparado el precio de los hidrocarburos, la irreversible declinación de las reservas tradicionales, y avances tecnológicos que han permitido la combinación de dos técnicas: la perforación horizontal y la fractura hidráulica.

La utilización de ambas técnicas genera diferencias con las explotaciones convencionales respecto de la cantidad y la distribución de pozos sobre los yacimientos. Una de las formas más comunes consiste en la construcción de una “plataforma de pozos” (well pad en inglés), en el centro de lo que, por lo general, son formaciones de entre 6 y 8 pozos horizontales perforados secuencialmente en hileras paralelas. Un único pozo, perforando verticalmente hasta 2 km, y horizontalmente hasta 1,2 km, remueve alrededor de 140m3 de tierra, por lo que una plataforma promedio remueve alrededor de 830m3, casi diez veces más que un pozo convencional perforado a 2 km de profundidad.

IZQUIERDA: POZO DE GAS CONVENCIONAL. DERECHA: POZO DE GAS NO CONVENCIONAL PERFORADO HORIZONTALMENTE. FUENTE: U.S. ENERGY INFORMATION ADMINISTRATION

Cada plataforma puede acceder únicamente a una pequeña área del yacimiento que se pretende explotar, por lo que es común que se dispongan múltiples plataformas sobre el mismo, y que se requiera una superficie lo suficientemente grande como para permitir el despliegue y almacenaje de los fluidos y el equipo necesario para las operaciones de fractura y las perforaciones horizontales.

¿Gas en Uruguay?

“Fueron los primitivos habitantes de lo que hoy es territorio continental venezolano y los que habitaban la desembocadura del Orinoco los que asustados al ver que manaba, en forma, para ellos misteriosa, del subsuelo que ellos pisaban día a día una sustancia negruzca, viscosa y de olor fuertemente penetrante que impregna todo lo que le rodea los que denominaron a dicha sustancia, que hoy conocemos como “petróleo”, como: “EXCREMENTO DEL DIABLO””.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s