Lo tóxico de la religión

Adicción a la religión

Bernardo Stamateas, en su libro  “Intoxicados por la Fe”, expresa: “La Fe Tóxica es una relación peligrosa y destructiva con una religión u organización. Se relaciona con la organización más que con Dios”.

Nos habla de lo tóxico de la religiosidad opresiva, amedrentadora, que no libera sino que “achicharra”, que no está basada en el amor sino en el temor. Y nos insta a albergar en nuestro interior a un Dios que nos ama, que aspira a que seamos lo que debemos ser y no lo que cierta religiosidad burocrática y formalista pretende que seamos”.

Es tóxica cuando la fe en una organización es mayor que la fe en Dios.

En su visión, la fe no implica una posición temerosa y conservadora, todo lo contrario. El suyo no es un sistema que niegue al individuo ni el placer, no aboga por una mirada retrógrada y triste. Su fe es crecimiento y ganas de vivir.  En este libro se verán las actitudes religiosas que enferman a los seres humanos, sin importar el grupo al que pertenezcan. Conductas como:

-Infundir culpa: “Todo es pecado y es malo”.

-Las trampas de los líderes autoritarios que castigan y humillan.

-La manipulación emocional.

-Las amenazas: “Si te alejás del rebaño, vas a sufrir las consecuencias”.

Entre las causas principales resalta:

  • padres rígidos o no cariñosos
  • una herida del pasado que no está sanada o resuelta (ejemplo: conflicto, duda, la muerte de un ser querido)
  • la autovaloración baja, el querer ser aceptado por los demás
  • la excesiva confianza en un amor falso de los líderes de la religión
  • el abuso físico, sexual y/o emocional
  • soledad,  se siente alejado de la familia
  • se busca perfeccionismo y expectativas muy altas
  • se buscan respuestas a la pregunta de ¿por qué la vida es así?, ¿por qué murió mi hijo?, etc.

Lo tóxico de la religiosidad opresiva, amedrentadora, que no libera sino que “achicharra”, que no está basada en el amor.

Las formas de fe tóxica:

Empezar a aislarse, relacionarse solamente con los siervos amigos de la religión, hablar de la religión, asistencia muy asidua al servicio, actividades religiosas compulsivas, el miedo, la culpabilidad, el querer ganar el amor a Dios, el dar para recibir, un enfoque excesivo en sí mismo, la intolerancia de opiniones contrarias o de otras religiones, la adicción a los efectos emocionales que me da la religión y el diablo visto en todos lados, etc.

En el principio la adhesión a una fe tóxica, parece una acción laudable y es difícil ver la diferencia con otra persona que se convierte a una fe no-tóxica. Las personas cambian, parecen tener mucha alegría e interés en la Biblia. La diferencia está en el motivo, en la razón (el fundamento psicológico) que les impulsaron a abrazar esta religión.

Diez características de un sistema de fe tóxica:

1. Los miembros del sistema se jactan de tener habilidades, entendimiento y conocimiento; prueba todo esto de que están de posesión de la verdad. Atacan a los demás por creer que son los únicos que se encuentran en el camino correcto. Citan las escrituras para motivar a los miembros, haciendo creer a los fieles que están sirviendo a Dios aunque en realidad están sirviendo a los intereses de sus líderes que se limitan a citar lo que les conviene. Los líderes tienen dones, revelación y autoridad y por lo tanto, nadie puede cuestionarles porque eso sería dudar de Dios. El líder o los líderes tienen un don especial que no tienen los demás miembros. En una iglesia sana, todos son iguales y especiales a los ojos de Dios.

Expulsan o censuran y castigan.

2. El líder es dictador y autoritario. No hay diálogo.

3. Existe un pensamiento de ser los perseguidos. El mundo es malo, no somos como los del mundo. Atacan a los no-miembros y glorifican las actividades de su organización.

4. Los sistemas tóxicos son de naturaleza punitiva. Confiesan delante de otros sus pecados. Expulsan o censuran y castigan en otras maneras. Los miembros creen que es difícil seguir a Dios.

5. Los adictos tienen que dar el máximo servicio. Los miembros se gastan y no pueden pensar claramente; existe mucha inquietud. Cuando los líderes cometen errores buscan a un culpable para que ellos salgan siempre limpios.

6. Por dentro el ser se siente vacío, pero al exterior presentan cara de felicidad y de paz.

7. La comunicación proviene de arriba hacia abajo y nunca desde la base. No hay diálogo.

8. Las reglas distorsionan el propósito de Dios. En el lugar de Dios, las reglas refuerzan la adicción, no fortalecen la relación o la fe en Dios. Todos hablan de lo mismo, se visten de igual manera. No hay espacio para 1a individualidad. La fe consiste en reglas y más reglas.

9. Los líderes no son responsables ante los demás. Una persona que piensa que es solamente responsable para con Dios es una persona enferma. Los líderes saben más que nosotros. Deben tener razón y se les debe obedecer y ser leales. Nos tratan bien entonces sus motivos deben ser puros. No debo quejarme, ni discutir, sino aceptar sus decisiones.

10. Categorizan a otros, dan nombres, fabrican estereotipos para no hacer caso a sus creencias. Generalizan, quitan la individualidad de la persona y desacreditan sus creencias.  En este sistema hay personas que son co-conspiradores que apoyan el sistema, el liderazgo y ocultan los errores de las autoridades. Hay víctimas dentro y fuera de la religión: los “expulsados”.

Las características del sistema: se sacrifica mucho a la organización porque se desea servir a Dios y se tiene baja autoestima; quiere sentir que la organización lo necesita; muchas veces se siente la soledad; disculpa las fallas de la organización, a toda costa protege la cara de la organización.

Citan las escrituras para motivar a los miembros, haciendo creer a los fieles que están sirviendo a Dios aunque en realidad están sirviendo a los intereses de sus líderes que se limitan a citar lo que les conviene.

Practicando una fe sana

  • Es enfocada a Dios y su presencia en la vida.
  • Crece y madura.
  • Respeta a los demás y aprecia sus talentos y debilidades.
  • Sirve libremente, sin miedo ni culpabilidad, ni compulsión.
  • Se autovalora.
  • Confía en otros.
  • No tiene miedo de abrirse, de compartir sus opiniones, de ser vulnerable; no está a la defensiva con los que piensan de diferente manera.
  • Es individualizada, no conformista.
  • Acepta sus limitaciones, no es perfeccionista.
  • Está orientada a relacionarse, no en la un actuación
  • Es equilibrada.
  • Tiene un Dios personal. No a través de una organización. La Biblia es para todos.
  • Acepta y aprecia las preguntas y los desafíos a sus creencias.
  • No juzga a los demás.
    Bernardo Stamateas responde en
    http://www.stamateas.com

La fe define el conjunto de creencias de una persona. Por eso, si queremos saber el enfoque de vida de alguien, le preguntamos: “¿Qué fe profesas?” “Stamateas explica de una manera clara y práctica el daño que las religiones han provocado a la fe auténtica y nos propone asumir que la fe puede ser tanto un camino de redención de sentido como un camino en el que se pierde todo sentido, que puede llevarnos a quedar atrapados en la opresión de entregar por determinadas creencias nuestra propia autonomía y libertad espiritual”.

2 pensamientos en “Lo tóxico de la religión

  1. Es por lo menos inquietante por lo sutilmente contradictorio de este autor ya que es el que pronto compartirá una sesión de espiritualidad con el líder Sri Sri Raví Shankar que vendrá a Buenos Aires a participar de una payasada del Gobierno de la Ciudad comandada por el neocoservador Mauricio Macri. De todas maneras es bueno saber las características de las religiones tóxicas, que para mí son todas. La religión es lo peor que le pudo pasar a la espiritualidad. Siempre digo “Perdónalos Señor por haberte convertido en una religión”.

    • Ahora está Swami Paramtej que devela la estupidez de muchos humanos, ya que necesitaríamos que se no enseñe hasta a respirar, pero lo peor, es que ya estamos a quinientos años de que Lutero descubriera que la relación con Dios es íntima, que nadie tiene que decirnos cómo forjarla, sólo nuestra conciencia, esa es su función primordial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s