Cómo evitar otro golpe de Estado

En vísperas del 27 de junio, 40º aniversario del golpe, vale la pena recordar otra vez estas diez cosas.

1) El golpe ocurrió en un clima internacional favorable al golpismo en América Latina. Corrían tiempos de Guerra Fría, guerrillas castristas, teologías de la liberación y doctrinas de la seguridad nacional. La democracia uruguaya no resistió el asedio y sucumbió más fácilmente de lo que cabía esperar.

2) No hay explicaciones simplistas. Culpar sólo a políticos y gobernantes de entonces es un cliché tan arbitrario como decir que el golpe llegó porque sectores sindicales y de izquierda saludaron los demagógicos comunicados militares de febrero de 1973. Es lo mismo que achacarle toda la culpa a Estados Unidos por hacer la vista gorda.

3) Importa recordar que los tupamaros fueron aniquilados en tiempo récord por las Fuerzas Armadas antes y no después del 27 de junio de 1973. Por eso, tan absurdo es decir que el golpe se dio para combatir la guerrilla como afirmar que los tupamaros se alzaron en armas contra una dictadura.

4) Precisamente, una de las causas del proceso hacia la dictadura fueron los tupamaros que en nombre de una utópica revolución castrista se armaron en 1963 para derribar a un frágil y democrático gobierno colegiado del Partido Nacional. El disparate de crear aquel “foco” guerrillero Cuba sirvió luego de excusa para pavimentar el camino a la dictadura que llegaría 10 años después.

5) Esa dictadura se prolongó por 11años y fracasó sin atenuantes. En nombre de la seguridad nacional nos privó de las libertades fundamentales y violó los Derechos Humanos, pero no encaró la mayoría de las reformas de fondo necesarias para el desarrollo del país.

6) La salida de la dictadura fue ardua y discutible, pero salida al fin. Aunque “sobrevoló” las negociaciones la propuesta de amnistiar a los militares ese tema fue y todavía es fuente constante de debates pese a que la amnistía se sancionó por ley y fue ratificada dos veces en sendos plebiscitos populares. En cambio, la amnistía para los guerrilleros se aplicó sin problemas.

7) Tiempo atrás, algunos sondeos mostraron que el 75% de los liceales no sabían quién era el presidente de la República cuando se dio el golpe de Estado en tanto el 53% ignoraba el año en que empezó la dictadura y su duración. Es natural que con el paso del tiempo crezca el desinterés sobre lo sucedido en nuestro país hace 40 años.

8) Por esa razón es conveniente investigar a fondo la historia reciente y difundirla sin medias verdades ni prejuicios velando para que no se la utilice en beneficio de los gobernantes del momento ni se la distorsione a favor de ciertas tendencias políticas como algunos intentan hacer.

9) Lo anterior no significa condenarse a discutir perpetuamente el pasado. Dos plebiscitos prueban que la mayoría de los uruguayos coincidieron en decretar el “punto final” a las cuentas pendientes de la dictadura. En algún momento será necesario doblar la página y concentrarse más en el futuro.


10) Recientes mediciones internacionales resaltan el apoyo masivo de los uruguayos al sistema democrático, el mayor entre todos los países latinoamericanos. Y muestran además que en Uruguay se ejerce en la práctica una democracia que figura entre las más completas del mundo. Que siga así.

El 27 de junio con el argumento que “la acción delictiva de la conspiración contra la Patria, coaligada con la complacencia de grupos políticos sin sentido nacional, se halla inserta en las propias instituciones, para así presentarse encubierta como una actividad formalmente legal”, Bordaberry disuelve las cámaras. En su discurso por cadena de radio y televisión argumentó:

“Afirmo hoy, una vez más y en circunstancias trascendentes para la vida del país, nuestra profunda vocación democrática y nuestra adhesión sin reticencias al sistema de organización política y social que rige la convivencia de los uruguayos. Y va con ellos entonces el rechazo a toda ideología de origen marxista que intente aprovechar de la generosidad de nuestra democracia, para presentarse como doctrina salvadora y terminar como instrumento de opresión totalitaria. Este paso que hemos tenido que dar no conduce y no va a limitar las libertades ni los derechos de la persona humana. Para ello y para su vigilancia estamos nosotros mismos; para eso además hemos cometido esas funciones al Consejo de Estado y más allá, aún por encima de todo ello, está el pueblo uruguayo que nunca dejó de avasallar sus libertades”.

http://picasion.com/i/1USeB/

OTRAS NOTAS RELACIONADAS

“Orgullo”: 37 sindicatos se atrevieron a desafiar la dictadura (Richard Read)

Aurelio González: un hombre que jamás bajó su cámara fotográfica ni sus ideales

Marenales, preso en el Florida, relata la noche del Golpe

Tomás de Mattos: “En dictadura hubo gente que dejó probada su mezquindad”

El cuerpo de las mujeres fue “botín de guerra” durante la dictadura uruguaya

27 de junio:  Siete cineastas uruguayos reviven el Golpe de Estado de 1973

 

Relacionadas de la nota

Hoy, cuando se cumplen 40 años del golpe de Estado, una de las actividades conmemorativas es la inauguración del Recorrido de la Memoria, un itinerario que abarca 26 puntos de Montevideo donde ocurrieron eventos importantes de la resistencia a la dictadura. La presidenta de la Asociación Memoria de la Resistencia, Antonia Yánez, una de las principales responsables del proyecto, explicó a En Perspectiva que el sentido “es que se pongan en funcionamiento las memorias colectivas” para expresar que en la dictadura “no solamente hubo cárceles” y “desaparecidos”, sino que también existió una “resistencia muy fuerte”, tanto en Montevideo como en el interior. Afirmo que éste “no pretende ser un proyecto abarcativo de todo lo que pasó”, sino una iniciativa desarrollada por un grupo civil “en el marco de sus vivencias”. Además de las marcas, en los lugares seleccionados se instalará un mobiliario para que la persona pueda sentarse y sentirse “interpelada” por lo que sucedió en! ese lugar.

Anuncios

4 pensamientos en “Cómo evitar otro golpe de Estado

  1. Muy interesantes los comentarios sobre la dictadura, yo me gradué el día del golpe de estado en junio de 1973. Ahora han cambiado las condiciones y le metodología, fijate lo que pasa en Venezuela y está empezando en Argentina, llegan al poder por vías que parecen legales, pero después de montarse en él, toman medidas dictatoriales, y se aferran para no soltarlo, se crea una burguesía inmensamente corrupta y déspota. Cambiaron los métodos, pero los gorilas siguen siendo gorilas. Argentinos!, no dejen que les pase lo mismo que nos ocurre en Venezuela!

  2. Me gusto el artìculo pero hay algo que quisiera agregar puès creo tiene relevancia y es q es bien sabido que todo grupo guerrilero tiene una parte polìtca y los Tupas no eran la exepciòn es claro que el FA era esa parte puès dentro de èl participaban distintos grupos con amplios motivos desestabilizadores. Si bièn el movimiento tupamaaro estaba vencido, los militares tenìan otra preocupaciòn y era x ejemplo el partido comunista quien atravès de su diario el popular convocaba constantemente a la revoluciòn de las masas y su predica era continua en cuanto poner en sospecha al sistema democràtico del paìs.Fueron momentos muy difìciles y habìa q estar ahì para desidir y no cabe dudas que hubieròn malas desisiones de todos lados creo que el momento bisagra fuè febrero del 73 donde todos los actores de este plaìs fallaron dejando solo al gobierno aislado cuando bièn
    se pudo convocar al pueblo a una consentraciòn en la Pza Independencia.No tengo dudas todos fuimos culpables en mayor o menor medida pero tambièn habìa mucho miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s