Zombies, caníbales y otros afines

Zombi, no nace, se hace.

Vínculo, grupalidad, capitalismo y anticolonialismo.

Pensar el Zombi, ¨como metáfora desde donde entender el entorno¨. Un entorno que hace hacer, que da cuenta y testimonia las formas de relación, de vínculo, en la sociedad capitalista, Jorge Fernández Gonzalo[1], nos propone.

Zombi, no nace, se hace. Se hace en la forma de consumir, de sentir extraño el cuerpo, de ir hacia los lugares como autómatas, se hace en la forma de habitar los vínculos, que deja a la alienación como único resultado a generar y perpetuar.

Seguramente nada más lejano (por lo cual, nada más cercano) para uno, que ese No-vivo, no-muerto que se mueve torpemente y anda en ¨manadas¨ persiguiendo cotidianamente el alimento, la carne humana. Nos estimula esa definición del zombi como ¨entre¨, entre vivo y muerto. No parte de una identidad para hacer, rompe las categorías establecidas y proclama una zona no definible, no son muertos, pero tampoco vivos. Una zona a pensar desde la fluidez. Una fluidez que hará crecer “los pibes zombies” [2] Una zona más allá, y que por lo tanto detalla, mapea algo por fuera de las definiciones. Algo (¿un otro?)a ser visto mediante el miedo, el asco y el rechazo, es una zona afín.

¨Afín etimológicamente, es el que está situado ad-finis, aquel cuyo dominio confina con el mío. Los afines son los que se comunican por los bordes, los que tienen ¨en común¨ únicamente lo que los separa¨.[3]¿Cuál es la manera de vincularnos, perdón, de vincularse los zombies? La noción de manada como grupo humano, cuestiona las formas de agrupamiento basada en lo edipico. La propuesta de Fernández Gonzalo de pensar el cuerpo zombi y las formas de grupalidad, dada por lo maquínico (Deleuze y Guattari) abre a la interrogación de si lo Edipico, es la única manera de constitución subjetiva.

Los zombies siempre van a más, es una frase que intenta resumir, esa forma de sumar, consumar, agregar sin transformación.

Es curioso como los zombies merodean los shopping buscando consumir carne fresca, no contaminada. Que lógicamente se encuentra dentro de los shopping. Así, por lo menos el testimonio de la película de Romero. Del otro zombi, al otro caníbal, en el intento de crear afinidad. Una afinidad que propone un campo común basado en la diferencia y no en la similitud. El vinculo descentrado de lo símil, en donde la diferencia hace hacer.

Si el zombi, nos habla de una forma de producción capitalista y su manera alienada de hacer, el caníbal nos da cuenta de una ¨perspectiva¨ anticolonialista, en donde el otro, tiene otra perspectiva, inasimilable, que está en interacción.

Desechemos esa imagen del cazador blanco en una olla, con un indígena negro al lado, que tiene un hueso arriba de su cabeza. Descentremos de la idea que comer al otro es asimilar su potencial, sus virtudes, sus objetos envidiados, como propone ciertas formas del psicoanálisis kleiniano. Me parece que es una forma de volver a hacer centro en el yo. Una forma interesante y productiva que el psicoanálisis encontró para dar cuenta de los fenómenos inconscientes, pero que no dan cuenta de los fenómenos del entre, los vínculos por ejemplos.

Viveiro de Castro, nos propone pensar el caníbal como ¨una práctica del sentido¨. En el ritual del canibalismo, como veremos, se da ¨un proceso de transmutación de perspectivas¨. ¨Lo que se asimilaba de la víctima, eran los signos de su alteridad, y lo que se buscaba era esa alteridad como punto de vista sobre el Sí¨. El otro tiene una perspectiva que en su alteridad, me da forma a mi. Deja de ser el otro a conquistar, a dominar o expulsar, sino que el caníbal propone una práctica de estar con el otro, diferente a lo que hemos recibido desde el Colonialismo, en donde se piensa a partir de un centro único.Otro ajenamente diferente, que en su hacer y su perspectiva, hace devenir lo que acontece. Un hacer, no centrado en la Metropolis/Yo, sino en la búsqueda de diferentes perspectivas, para poder hacer de diferentes maneras. Descentralidad (del yo) que afirma al otro, gesto ético, que remite al: después de Ud. [i]

Bibliografía

Barrilete Cósmico, De niño sacer a pibe zombi. En Estación Zombi. Editorial Tinta Limon.2012.

Jorge Fernández Gonzalo. Filosofía Zombi. Editorial Anagrama 2011

Eduardo Viveiros de Castro. Metafísicas caníbales. Katz Editores 2010

[1] Jorge Fernández Gonzalo. Filosofía Zombi. Editorial Anagrama 2011[2] Barrilete Cósmico, De niño sacer a pibe zombi. En Estación Zombi. Editorial Tinta Limon.2012.[3] Eduardo Viveiros de Castro. Metafísicas caníbales. Katz Editores 2010
[i] Esta es la propuesta política de Levinas: Después de Ud.

Anuncios

2 pensamientos en “Zombies, caníbales y otros afines

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s