ENSEÑANZA URUGUAYA: revista semanal

ACADEMIA PASO DE LOS TOROS

  • LOS MEJORES estudiantes dicen: ‘Todo depende de mí. Si invierto en el esfuerzo, mis profesores me ayudarán a tener éxito’
  • BAJÓN Y REACCIÓN: Finlandia reaccionó rápidamente por la caída de 10 puestos, del N°2 al N°12. Las autoridades de inmediato se mostraron preocupadas por la caída y por lo que puede significar una tendencia que rápidamente intentarán revertir.

  • Mujica en Liceo 13 de Montevideo: “Aprendamos la lección que nos dan los gurises”. Mujica afirmó que “la comunidad educativa no puede ser rehén de disputas de carácter político. Unidos o vencidos, por encima de todas las diferencias de colores que podemos tener. Aprendamos la lección que nos dan los gurises, intentando mirar un poco más allá de nuestras pequeñas disputas un tanto palaciegas”. Por esto, el Presidente agradeció a los jóvenes por el compromiso con su lugar de estudios.

LA VISIÓN DE LOS ESTUDIANTES

Nuestros alumnos dicen:  “el centro educativo ha hecho poco para prepararme para la vida adulta cuando deje la escolarización”. Sin embargo, el 98% opina que “entrenarse duro en el centro educativo es importante” y lo ayudará a obtener un buen empleo. Hay sentimientos ambivalentes. Reconocen la importancia de la matemática pero no los entusiasma. No la disfrutan. No obstante, el 80% considera que esforzarse en matemática le permitirá mejorar sus oportunidades en la carrera que elija.

PORCENTAJE DE INSUFICIENTES
• matemática 96,7%.
• comprensión lectora 86,7%
Informe de la Universidad de la República revela el bajo nivel con el que los alumnos llegan al nivel terciario, no demostraron conocimientos básicos en las asignaturas fundamentales. Mientras los docentes se ocupen mas de sus sueldos que de la calidad de lo que hacen, estó continuará…

BRASIL, EL MODELO

En diez años, Brasil aumentó 35 puntos los resultados en matemática, consigna hoy El Observador. Acaba de aprobar una ley que destinará el 75% de los ingresos a la educación. El hecho se produjo luego de las grades movilización populares que se realizaron durante el desarrollo de la Copa de las Naciones, en 2013. “la educación es una maratón, no una carrera de 100 metros.

.

En efecto, los estudiantes que participan en Compromiso Educativo lograron mejores tasas de aprobación, niveles más bajos de repetición por inasistencias y porcentajes superiores de reinscripción.

APOYO FAMILIAR SE REFLEJA EN ACTITUDES A LA HORA DEL TRABAJO

“Preocupa la falta de educación social”

Raúl Palacios, presidente de la Cámara de Comercio, también dio su visión de cómo los malos resultados educativos afectan al mercado laboral, y mostró preocupación.

El representante comercial dijo a El País que “hay un problema a nivel familiar, la educación en la casa no da el control y la guía necesaria a los chicos. Cuando los niños van a la escuela, no es sólo eso, sino continuar mirando qué sucede y ayudarlos a ubicarse. Las cifras nos muestran que hay un descuido en la casa”, opinó.

Palacios afirmó que “la principal preocupación es la educación social, que nos tiene inquietos por las cosas que uno ve que están sucediendo”. Según entendió, esas carencias en algún momento van a afectar la mano de obra y la actitud de los trabajadores en un empleo. “En las conductas y en la aplicación al trabajo se refleja, puede haber resultados de ese tipo también. Es un tema que es muy posible que suceda”, dijo Palacios al respecto.

El presidente de la Cámara de Comercio opinó que el tema preocupa “a todo el mundo” y no sólo por las fuentes de empleo, “sino por la preparación de la sociedad” y el peso que eso puede tener a futuro.

.

Explicó que se estudian dar “apoyo espacial a estudiantes que puedan tener dificultades económicas, acceso por un sistema próximo al del Portal Timbó, accesos en papel por comparas subvencionadas, subvención para acceder a soportes electrónicos, Tablets, libros electrónicos o computadoras y el paso que se va dar inmediatamente con el Plan Ceibal va a ser extender lo que llegó a tercer año, a sexto año de enseñanza media”.

MAL EDUCADOS

Era más barato educar en casa. Nada de escuelas de tiempo completo, nada de guarderías o centros CAIF, nada de atención a la primera infancia: el hogar mítico aseguraba una educación aceptable y, lo más importante, una sólida “formación en valores”. La madre, pilar de ese templo de socialización y aprendizaje, estaba gozosamente consagrada a la crianza de los párvulos y a la transmisión del legado cultural y moral más conveniente a su estado y circunstancia. El mundo era otra cosa en esos buenos viejos tiempos. Me pregunto a santo de qué se habrán alzado en armas algunos guerrilleros insensatos; en nombre de qué ideas estrafalarias llegadas de quién sabe dónde habrán empezado a rumiar su inconsistente e irresponsable revuelta. Pero ya se sabe que la vida es injusta, y aun las madres más dedicadas, más laboriosas, más sacrificadas pueden terminar viendo cómo a sus hijos se les da por largar la educación al quinto infierno para irse a hacer la revolución. Es el famoso “espíritu de los tiempos”: te toca vivir en los sesenta y sos rebelde; te toca hoy y sos un plancha. O un tilingo. La diferencia, culturalmente hablando, es apenas estética.

Las pruebas PISA, desarrolladas por la OCDE (Organización para el Desarrollo Económico), nos pusieron cara a cara, como cada año, con una verdad horrible: estamos muy lejos de ser el país culto que nos gusta creer que somos. Obviamente, lo mejor de las pruebas PISA es que nos ubican en un lugar preciso (el puesto número 56 de una lista de 65), y eso es lo más parecido a ponernos nota. No hay nada tan confiable. tan tranquilizador como una autoridad capaz de poner nota, para estar seguros de si vamos bien o vamos mal. Las pruebas PISA nos suministran eso que tanto necesitamos para ponemos de acuerdo: la palabra del tercero que está por sobre nuestras mezquinas diferencias.
El que nos dice lo que todos pensamos, pero desde un lugar neutral.

Aunque pensar que la OCDE habla desde un lugar neutral es, como mínimo, de una ingenuidad dolorosa. Según su documento de presentación —y por si a alguien no se le ocurría sólo con prestar atención a la sigla— la OCDE es una organización de países “comprometidos con la democracia y la economía de mercado” cuya misión consiste en “lograr la máxima expansión posible del crecimiento económico y el empleo” asegurando la estabilidad financiera. Es decir que no es una organización académica, ni una institución supranacional que se ocupa de la cultura y el saber. Es apenas una agrupación de países en defensa del libre mercado. Una especie de almirante de los mares planetarios cuyo cometido único es facilitar el comercio y estimular la expansión económica. Ese es el guardián del saber que nos tiene a todos con la boca abierta.

Sin embargo, el empobrecimiento intelectual de nuestra sociedad (y no sólo de nuestros jóvenes) debería romper los ojos, con o sin la intervención de organismos calificadores. Y no lo digo por los anormales que arrancaron butacas de hormigón en el estadio, ni por los desaforados que prenden fuego la casa de cualquier sospechoso de abuso de menor, ni por los que celebran la ida a la cárcel de los pichis anticipando el trato que les darán sus compañeros de piso. De esos anormales siempre hubo, aunque ahora tengan más prensa. Lo digo por nuestra cultura en general, si observamos sus irrupciones en el discurso público. La chatura radical de los enunciados institucionales, la apelación a la consigna fácil, al truco publicitario, a la concatenación cantinflesca de términos seudo académicos deberían mostrarnos que estamos tristemente sumergidos en la era de la boludez.

Las pruebas PISA evalúan en seis niveles. En el mas alto, el seis, los estudiantes deben ser capaces de conceptualizar, generalizar y usar información para la resolución de problemas complejos. Muy pocos estudiantes uruguayos lo lograron, y a mí no me sorprende. Si la clase política y gerencial del país, la que se supone tuvo más acceso a la educación y más interés en la cosa pública, no es capaz de decir nada sin recurrir a fórmulas rituales absolutamente vacías de sentido, no es muy probable que jóvenes de 15 años (nacidos entre 1996 y 1997; crecidos en plena crisis) tengan grandes habilidades para conceptualizar, generalizar y resolver acertadamente situaciones complejas. Vivimos una era que odia lo complejo. Hemos hecho un culto de la simplificación, de lo singular y de lo concreto. Hemos pasado a hablar de desigualdad educativa y de inclusión financiera porque renuncianos a decir, lisa y llanamente, desigualdad y exclusión. Es difícil hacer frente a la pobreza intelectual de los más chicos cuando los grandes no tienen ganas de complicarse la cabeza con conceptos generales sin los cuales es imposible enunciar cosas tan universales y abstractas como justicia o Igualdad. Pero podemos seguir hablando de crecimiento económico, desarrollo productivo y estabilidad financiera. La OCDE puede estar contenta con eso, y nosotros también. por Soledad Platero

.

Unos 300 productores de todo el país llegaron a Montevideo, donde recibieron el reconocimiento en la granja del campus que la Fagro posee en Sayago.

LOS MALOS RESULTADOS ACADÉMICOS MARCAN EL PERFIL DE LA MANO DE OBRA URUGUAYA

Los malos resultados educativos y el abandono temprano del sistema de enseñanza tienen repercusión directa en el mercado laboral. Al gobierno y los privados les preocupa la falta de mano de obra calificada; dicen que frena el desarrollo del país.


Los niños que obtienen una alta puntuación en los test de cociente intelectual suelen destacar más tarde por sus logros académicos, por su gestión económica e incluso por su salud. Esta tendencia al éxito siempre ha sido vinculada a una mayor inteligencia. Sin embargo, un nuevo estudio ha revelado que el IQ refleja en gran parte la motivación del niño al realizar el test, lo que indica que el empeño puesto en la consecución de un objetivo es tan importante como la propia inteligencia.Existe un intrincado debate acerca de qué mide exactamente el cociente intelectual. Un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) se propuso demostrar la influencia de la motivación en los resultados de las pruebas, ya que los niños que se someten a los test suelen ser duramente instruidos para sacar todo su potencial. Estudios previos habían planteado ya la idea de queun incentivo monetario favorecía la obtención de una mayor puntuación.
Partiendo de esta premisa, el equipo ofreció una suma de dinero (menor de 10 dólares en un caso, y mayor en otro) a dos grupos de niños que se iban a someter a la prueba. Sus puntuaciones mostraron una variación de 0,64, que equivaldría a casi 10 puntos más sobre 100 en la escala del test. Por otro lado, el IQ de los niños que contaban con recibir una recompensa monetaria mayor se incrementó hasta en 20 puntos, frente al tímido aumento del de los niños del otro grupo.
El estudio ha concluido que los test de inteligencia miden mucho más que la inteligencia “nativa”: miden la perseverancia de los sujetos para superar la prueba en sí misma. No obstante, los científicos recuerdan que la motivación no compromete la inteligencia, ya que, por ejemplo, un bajo rendimiento escolar no implica unas malas notas.

,,,

  • ¿Por qué estudiar Ciencia?

Estudiantes de la disciplina subieron un video a Internet en la que explican por qué decidieron encarrilarse en esta profesión.
“Creemos oportuno comenzar desde diciembre recibiendo a los futuros alumnos que ingresan a facultad en el 2014. Nos sorprendió gratamente la repercusión que esta iniciativa ha tenido en los jóvenes. Como docentes, es nuestra vocación dialogar con los ellos directamente, saber qué quieren y escucharlos”, señaló Juan Cristina, decano de la facultad.

Allí se ofrecen carreras de grado y cursos de posgrado en Bioquímica, Biología, Ciencias de la Atmósfera, Astronomía, Física, Física Médica, Geología, Geografía, Matemáticas, Biotecnología, Ciencias Ambientales, Manejo Costero y Bioinformática.

Las inscripciones para 2014 ya comenzaron y se extenderán hasta fines de febrero. Los interesados deben agendar una reunión llamando al teléfono: 2525 03 78.

La culpa y la educación

Escribe el precandidato de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry.

Es culpa de los docentes. Es culpa de la familia. Es culpa de la oposición. Es culpa del gobierno. Es culpa del neoliberalismo. Es culpa de la baja de la edad. Es culpa del gobierno corporativo. Es culpa de las pruebas y como se toman. Es culpa, es culpa, es culpa.

Es culpa de otros, nunca mía.

Esas fueron algunas de las reacciones a los resultados de las pruebas Pisa. Ante la bofetada que significaron para nuestro sistema educativo, la primera reacción fue buscar un culpable.

La segunda reacción, pasados los primeros momentos, fue justificarnos. La forma en que se toman las pruebas no alienta a que los estudiantes las terminen, dijo uno. Las pruebas nos miden contra países desarrollados, dijo otro. Lo que sucede es que como tenemos mayor cantidad de alumnos en el Sistema Educativo, mayor inclusión como se dice ahora, los resultados son peores.

Todas estas asignaciones primarias de culpas, seguidas de comentarios que minimizan el problema, no conducen a solucionar la evidente desmejora de nuestra Educación.

Todos los países de América mejoraron sus puntajes desde la primera prueba Pisa, salvo dos: Costa Rica y Uruguay. Costa Rica bajó 2 puntos respecto de la primera vez que participó. Nosotros bajamos 13 puntos.

Perdimos en los últimos diez años la primera posición que teníamos en América. Nos han superado Chile y México.

Pero así como nosotros perdimos 13 puntos, hay países que muestran un sostenido crecimiento. Entre ellos Chile y Brasil. Este último aumento 35 puntos y Chile 11.

Ya no es cuestión de compararnos con los europeos o con los asiáticos. Hay países de la región haciendo las cosas mejor que nosotros.

Debemos tener la humildad de reconocer que estamos en problemas y observar a los que están teniendo mejores resultados.

No salir con la explicación de que hay más alumnos en el sistema y eso explica lo sucedido.

Porque, además, no es cierto.

Entre 1995 y 2004 la matrícula pública aumentó un 27%, esto es en 154.235 alumnos. Entre 2004 y 2013 decreció un 5% (34.427 alumnos menos). Se nos puede decir que lo que aumentó entre el 2004 y el 2013 fue la matrícula del ciclo básico, secundaria. Es cierto, aumentó un 6%.

Pero entre 1995 y 2004 aumentó un 36% y los resultados de las pruebas eran mejores.

No es admisible como explicación y menos como excusa por lo sucedido.

Otra excusa que se pone hoy es que la brecha entre los desempeños de los estudiantes de mejores y peores resultados tiende a descender entre el 2003 y el 2012. Al achicarse la brecha hay menor desigualdad educativa se afirma.

Es cierto que ha mejorado un poco, no mucho, el puntaje de los estudiantes de menor desempeño. Pero es más cierto que desmejoró mucho más el puntaje de los estudiantes de mejor desempeño y eso es lo que verdaderamente achica la brecha. Cayeron los mejores.

Es decir, estamos igualando hacia abajo.

Si se quiere hablar de desigualdad de desempeños hay que comparar los resultados por contextos socioculturales.

Eso nos pone en un estado de emergencia.

El 89% de los estudiantes que asisten a centros educativos de contexto sociocultural muy desfavorable se encuentra por debajo del nivel necesario para estar en condiciones de seguir aprendiendo.

Solo el 13% de los estudiantes de contexto socio cultural más favorable no alcanzan el nivel necesario.

Es decir casi uno de cada diez de los de contexto socio cultural desfavorable alcanzan el nivel referido contra casi nueve de cada diez de los del contexto más favorable.

La sociedad se está partiendo al medio y muchos uruguayos no tienen hoy las mismas oportunidades.

En el medio pasó desapercibido el resultado del Congreso de Educación que terminó con algunas recomendaciones difíciles de comprender como proponer el no a la propuesta de la baja de edad (así estamos) o, lo peor, pretende terminar con los Centros Caif, al proponer negar el apoyo estatal a proyectos de ese tipo.

Este no es el camino.

No es cuestión de buscar culpas, sino de proponer y buscar acuerdos entre todos. Darnos cuenta que estamos en una situación de total emergencia.

Finlandia era el segundo país en el mundo en cuanto a los resultados de las pruebas. Descendió al lugar doce y por ello ha convocado a una suerte de emergencia nacional para mejorar.

Nosotros buscamos culpables o justificaciones.

Hay varios proyectos esperando para ser tratados en el Parlamento Nacional. Deberíamos dejar por el momento la ley de medios, la de la marihuana, la del software libre y no se que otras más que andan en la vuelta y dedicarnos a ellos.

Hay uno que crea la Universidad de la Educación para dotar a nuestros maestros y profesores de mejor formación y título universitario. Otro busca aumentar los tiempos pedagógicos. También los hay los que facilitan los liceos públicos de gestión privada (para terminar con esas desigualdades del 13 al 89%) o que cambian la forma de gobierno de la educación (terminando con el cogobierno corporativo que desde el propio Frente Amplio se criticó esta semana).

Las pruebas Pisa nos dijeron que en materia educativa perdimos el año, nos fuimos a examen, a febrero como se decía en mi época. El que se va examen, a febrero, se pasa el verano estudiando.

Levantemos el receso parlamentario, dejemos de lado la marihuana y los medios, y vamos a dedicarnos a lo que hace al futuro del país: la Educación, que está en Emergencia Nacional.

Tenemos que hacerlo mejor, mejor para todos los jóvenes del Uruguay. Ninguno debe quedar atrás.

Montevideo, Uruguay
Unoticias



Analistas advierten una década perdida

Los principales indicadores económicos han tenido en Uruguay una clara mejoría desde el año 2003. Sin embargo, los resultados de la educación no lograron acompañar ese empuje, y registraron una caída durante los últimos años.

Mujica visitó el viernes liceo 13 donde se registra la mayor repetición. Foto: Marcelo Bonjour

En 2003 la pobreza alcanzaba al 39,4% de la población (cuando en la prueba PISA de matemáticas el país registró 422 puntos). Desde ese año hasta ahora la pobreza ha ido en franco descenso: fue 34,4% en 2006, 20,9% en 2009 y 12,4% en 2012. Pero los resultados de las pruebas del año pasado cayeron a 409 puntos. El desempleo también bajó. El porcentaje de la población sin trabajo fue en 2003 de 16,9%, de 11,3% en 2006 de 8,2% en 2009 y el año pasado de 6,7%.

El Producto Interno Bruto (PIB) en el año 2003 se ubicaba en US$ 12.040 millones (con el dólar promedio a $ 28,22). El PIB per cápita en 2003 fue de US$ 3.714. Mientras tanto, en 2012 el PIB totalizó US$ 49.933 millones (el dólar promedio fue de $ 20,30), y el PIB per cápita el año pasado fue de US$ 15.194.

En tanto, y según los datos del Anuario 2012 del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), también hubo un fuerte crecimiento en el gasto público dedicado a la educación, que pasó de representar el 3,2% del PBI en 2004 a representar el 4,6% en el año 2012. Esto fue acompañado por un incremento en los sueldos docentes, con un aumento real en comparación con 2000 de un 28% y una recuperación salarial de 55,3% en comparación con el año 2003. Sin embargo, según PISA, Uruguay es el quinto país que peor le paga a sus docentes.

En este contexto, los analistas dan cuenta de una década perdida a nivel educativo, y advierten que será difícil revertir los resultados.

Dinero vs. Cambios.

El magister en educación, Renato Opertti, dijo a El País que “en Uruguay ha reinado una suerte de pensamiento determinista que por un lado, atribuye en general los malos resultados educativos a factores externos al sistema, poniendo la carga en los contextos sociales, familiares y económicos, y, por otro lado, considera, a veces dogmáticamente, que el aumentar los recursos es la solución a los problemas”.

Y amplió el experto: “Esta es una mirada sesgada, conducente al fatalismo, que no advierte que lo que hace finalmente la diferencia en educación, comprobado en diferentes partes del mundo, es la calidad de la propuesta institucional, curricular, pedagógica y docente atendiendo la diversidad de contextos, y su capacidad de conectar con los alumnos, con sus vivencias y necesidades”.

En esta misma línea se pronunció el doctor en filosofía y director del Programa de Gobierno de la Educación en la Universidad Católica, Pablo da Silveira, quien señaló a El País que “una vez más se confirma que el dinero es condición necesaria pero no condición suficiente”. “El país ha hecho un esfuerzo económico durante los últimos años, pero a mi juicio ha gastado mal. Ha gastado sin objetivos bien definidos. Los mecanismos de evaluación no permiten ajustar las cosas”, agregó. El experto, que además se desempeña como coordinador de la agenda programática del sector Todos Hacia Adelante, del precandidato nacionalista Luis Lacalle Pou, dijo no creer que sea “verdad esto de que la educación es un árbol que crece muy lentamente”. Y continuó: “por supuesto que a una reforma educativa no se le puede exigir resultados al año siguiente, pero la experiencia internacional muestra que cinco años es un tiempo muy razonable para que uno pueda detectar resultados, y ocho años y pico es un plazo más que razonable. El gran problema es que se ha venido desgastando”.

Por su parte, el expresidente del Codicen, Germán Rama, dijo a El País que ve “con cierta desolación lo que está pasando en Uruguay” a nivel educativo. “No hemos avanzado en nada, retrocedimos”. “Es una vergüenza. Es un gobierno que no actúa. Nada le impedía al gobierno declarar medidas prontas de seguridad y obligar a que fueran a trabajar los maestros. Porque en último término, Uruguay está prisionero de un grupúsculo que dirige un gremio homicida que está matando a los estudiantes. En vez de 190 o 200 días de clases, hay menos de 150 este año. Esto es un caos. Esto es un asesinato colectivo. Esto es como tirar bombas”, sentenció.

Cómo salir.

Para Da Silveira, las soluciones para mejorar los problemas educativos, que no se limitan solo a los resultados de las pruebas PISA -las cifras de repeticiones en 2012 indicaron que en educación media hay instituciones en las que roza el 57% y en general, en promedio, llegan a un 40% a nivel nacional-, son las mismas para todas las fuerzas políticas. Sin embargo, las diferencias están en la metodología.

“Cuando se hace esa pregunta a los técnicos de todos los partidos, hay propuestas convergentes. Una mayor descentralización, menos burocratización, hay que fortalecer la profesión docente. Las discrepancias tienen que ver con cómo hacerlo. Pero estas medidas generan un consenso muy amplio. Lo que ha faltado en estos años fue un liderazgo político corajudo. Uno de los problemas que todos conocemos es el del sistema de distribución de horas en Secundaria. Todos sabemos que ese sistema erosiona las condiciones en las que puede producirse buena educación. Porque produce planteles docentes inestables, con docentes que tienen muy poca dedicación en cada centro, que por lo tanto pueden conocer muy poco a sus alumnos y a sus colegas”, precisó Da Silveira.

En tanto, Opertti manifestó que hay cinco temas que deben ser prioritarios El primero es “la educación inclusiva como el espíritu y la materia del sistema educativo para darle a cada alumno una oportunidad personalizada de aprender”. El segundo un marco curricular de competencias, conocimientos y cultura para la vida y la ciudadanía en las edades de 4 a 18 años que sea común a diferentes niveles educativos y que haga que maestros y profesores compartan visiones y estrategias educativas comunes. El tercero es una educación básica ampliada y democratizada de once años o más desde el nivel inicial hasta la educación media básica. El cuarto es una educación de jóvenes unitaria y diversa que integre componentes de educación secundaria, técnico-profesional y vocacional (formación ciudadana comprensiva). El quinto es empoderar y darle flexibilidad al centro educativo para que desarrolle su propuesta educativa (el vestido a medida) dentro del marco curricular mencionado.

Por su parte, Rama, advierte un futuro sombrío: “Uruguay está bajando la tasa de nacimiento y además se ha desplazado la reproducción en los sectores más bajos, y las clases medias reducen su natalidad, por lo cual usted tiene una masa humana de muy bajo nivel. Después viene lo que es propiamente educativo. Y es muy claro que en último término hoy día la mayor competencia, la mayor lucha en el mundo entero es por los recursos humanos, es mucho más importante que el petróleo. Entonces, con este panorama, uno no puede más que sentir tristeza”.

Por Carlos Tapia

.

La formación profesional que los docentes hoy reciben “deja mucho que desear en el sentido de que carece de los niveles necesarios no solo desde el punto de vista académico sino también institucional para seguir progresando hacia docentes efectivamente profesionales que estén a la altura de los contenidos”. El vicepresidente hizo estas declaraciones a radio El Espectador.

Astori también señaló que aunque comprende los “fundamentos del llamado cogobierno (…) hay que evitar que se convierta en un florecimiento de corporaciones que viven trancando todos los avances que se plantean en materia de educación”. Y sostuvo que esto “es algo que hoy está pasando”.

“En toda la formación educacional del país con mayor o menor fuerza, en algunos casos con un énfasis muy grande como la enseñanza media, en otros con una incidencia menor como la primaria, hemos tenido comportamientos corporativos que han trancado propuestas de avance en la educación”, dijo el vicepresidente, quien también aseguró que “la discusión sobre la distribución del poder en una discusión que bloquea, obstaculiza e impide que se lleguen a mayorías especiales, por ejemplo, en el Parlamento”.

Astori manifestó que hoy “no hay una conducción general” de la educación porque existen “debates de poder”. Y afirmó que para lograr una solución se necesita un trabajo conjunto por parte de todas las fuerzas políticas.

El problema educativo no se resuelve solo con recursos “sino con una mirada crítica sobre los programas, con una mayor evaluación de los docentes y con un mayor compromiso de la familia con la educación, esto es complejo y requiere una serie de medidas”. “Tenemos programas que son del siglo XIX, docentes que son del siglo XX y alumnos que son del siglo XXI, y esa es hoy la principal dificultad que tenemos”, opinó.


Carta abierta al Presidente de la República: Educación para la Vida Familiar.

Carta abierta al Presidente de la República, Ministros, Senadores y Diputados, así como a la población en general. Tema: Educación para la Vida Familiar.

Escrito por: José Antonio Bonilla

En los últimos meses hemos publicado una docena de artículos bien estructurados en la Columna “Enredados” de la República y generalmente largos. Ahora vamos a tocar un tema crucial y lo haremos en forma breve, casi como por impulso, sin consultar bibliografía especializada y sin análisis más profundo.

Se trata de un tema que rompe los ojos, pero al cual parece que nadie (o casi nadie) quiere ver, lo que no deja de sorprender, si consideramos que hay en el Uruguay un número considerable de personas capacitadas para abordarlo con la profundidad necesaria. Lamentablemente, las fuentes de inspiración relativas a la esencia de la naturaleza humana, parecen estar con muy poco caudal y el énfasis está apenas en resultados materiales, sin percibir que estos resultados (manifestaciones) para ser preciosos para el ser humano, tienen que estar equilibrados con aquellas esencias.

En concreto, el centro es el problema de la Educación, tan mencionado en los últimos tiempos. El Presidente Mujica hace un par de días, ha declarado que los docentes no pueden hacer gran cosa para mejorar las fallas de la Educación, porque éstas se originarían en las familias. No creo que, en un primer análisis, este raciocinio esté errado, pero me sorprende mucho que la cosa quede por ahí.

Entonces, no hay más remedio que volver a un tema que parece tabú: el CONSUMO CONSCIENTE Y EL CONSUMISMO, sobre el cual hemos publicado algunos artículos, inclusive uno en el que reclamamos un tratamiento más manifiesto del tema en el Programa del FA.

En efecto, ¿Qué se ha hecho sobre este tema? (creemos que nada) y sobre todo: ¿que se puede hacer para mejorar la Educación para la Vida de las familias, precisamente para atenuar su efecto negativo sobre la Educación de los jóvenes? No se trata de enseñarle a los padres, trigonometría, física cuántica o biología molecular y sí de cuales caminos podrían ser diseñados para escapar lo mejor posible de las garras del “mercado” que los mantienen cautivos?

Las familias responsabilizadas por las fallas en la Educación tienen su parte (individual) en el problema, pero ¿cual es la contribución del Estado a la defensa de las familias, aisladas, frente al lavado cerebral que hacen los medios de comunicación, especialmente aquellos que disponen de imágenes sugestivas para seducir subliminarmente o no, a las personas? Hasta varias empresas públicas, ¡hoy hacen alegremente su publicidad, utilizando técnicas consumísticas!

¿Se ha enseñado a los padres a utilizar racionalmente las tarjetas de crédito? ¿Se exige a las financieras que informen cual es el interés real que cobran mensualmente?
Se divulgan en la población los valores sociales a cultivar, ¿o. se deja alegremente que “el mercado” imponga los suyos? Etc., etc.

No estamos hablando de restricciones, pues cada persona (especialmente adultas), tiene que ejercer con plenitud, su libre albedrío, pero ¿cómo hacerlo si entidades poderosas a través de profundos estudios científicos se empeñan –y lo consiguen- descubrir los puntos débiles de la naturaleza humana y por ahí bombardearnos con cosas “maravillosas”?,… que después que las pagamos o nos comprometimos a hacerlo, vemos que no son tales, y ahí viene el famoso “estrés”

Muchas personas aceptan la idea de que los indígenas latinoamericanos eran unos tontos, ya que entregaban oro, plata y diamantes a cambio de espejitos y cuentas coloridas. Pero si ahora nos miramos al espejo, veremos que la sociedad actual entrega algo más importante: la propia Vida, a cambio de chiches, vanidades, novedades y marcas “reconocidas”.

¡Por favor, parece que nadie percibe esto! ¿Será que el MEC tiene algo para decir al respecto? Bien, prometimos ser breves y lo seremos. La propuesta es esta:

QUE EL EXCELENTÍSIMO SEÑOR PRESIDENTE CREE UN GRUPO DE TRABAJO, CON EXTREMA URGENCIA, CONSTITUIDO POR PERSONAS DE BUENA FORMACIÓN, ORIUNDAS DEL SERVICIO PÚBLICO, DEL MEDIO ACADÉMICO, DE LAS EMPRESAS PRIVADAS Y DE LA POBLACIÓN EN GENERAL. ESTA PROPUESTA NO TIENE COLOR POLÍTICO PARTIDARIO Y SÍ ES EXIGENCIA SOCIAL IMPERATIVA.

Este Grupo de Trabajo podría tener como base la secuencia siguiente:

1. Crear un esbozo del Programa de Educación para la Vida Familiar
2. Diseñar los programas correspondientes
3. Elaborar los materiales didácticos correspondientes.
4. Preparar instructores del Programa
5. Estructurar Talleres presenciales y a distancia
6. Dictar en forma experimental los Talleres programados
7. Evaluar los resultados preliminares y ejecutar las mejorías que correspondan.

Este trabajo puede hacerse en 2014, de modo que el 01 de marzo de 2015 cuando asuma el nuevo Presidente, tenga a disposición una experiencia en marcha, a la que deberá agilizar involucrando nuevos desdoblamientos.

CREEMOS QUE ESTO ES MÁS URGENTE, MUCHO MÁS URGENTE QUE LA MARIHUANA Y OTRAS COSITAS.


,,,

  •  CIDE – Astori propone acuerdo sobre el sistema educativo: funcionó desde 1960 a instancias del gobierno de la época, formulaba planes orgánicos de desarrollo económico. Se analizó la evolución de la estructura institucional y de la gestión de la educación pública en los últimos 50 años. Organizó el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd), participaron referentes de la CIDE como el vicepresidente Danilo Astori, el senador frenteamplista Alberto Couriel, el exministro Ricardo Zerbino, el expresidente del Codicen Germán Rama, y el primer secretario técnico de la CIDE, Enrique Iglesias.

ESTADÍSTICAS POCO GRATAS: Prevenir es mejor que lamentar, preparate en La Academia, el mejor lugar para aprender.

Educación en Uruguay

MODERNIDAD INFORMÁTICA
  • José Pablo Feinmann: “La culocracia es un proyecto de estupidización” El filósofo analizó las implicancias sociales y políticas de la cosificación de la mujer puesta en función del entretenimiento mediático.

La pobreza infantil afecta al control emocional
Vivir en un ambiente pobre de pequeños modifica el cerebro y puede conducir a tener problemas para regular las emociones.

Boletín 98

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s