Doscientos años después

No era de esperar que en Montevideo, (una ciudad pobre y recién empezada, a 85 años de su fundación), pudiera redactarse un texto valioso, capaz de darle sentido a una revolución sin doctrina: sabían qué rechazaban (la monarquía absoluta y el régimen colonial); y no sabían hacia adónde ir.Una foto de Universitarios Educadores.

En las instrucciones del año trece se articula un sistema democrático y federal, animado por las palabras, la filosofía del siglo de las luces, que había engendrado el sistema democrático en los Estados Unidos (1776) y en Francia (1789).

Ahora, en noviembre del 2013, aparece un libro de historia editado para el Parlamento del Uruguay: “Las instrucciones” coordinado por Gerardo Caetano y Ana Ribeiro; y ese fue el evento editorial más importante del año: contiene trece ensayos de historiadores uruguayos y trece, de historiadores extranjeros, prolijamente seleccionados. Es un hito.
Me propongo comentar esa obra con la detención que merece, a lo largo del verano; y espero que este ejercicio semanal me ayude a concluir el libro dormido que tengo entre manos sobre el precioso enigma del “sistema”, como lo llamaba Artigas.

Se lee en el prólogo del libro que invito a conocer:
“Más allá del contexto local, las Instrucciones de 1813 emergen como un pronunciamiento político e ideológico significativo en el marco de las revoluciones hispanoamericanas; en más de un sentido, constituyen una de las definiciones políticas más relevantes del ciclo artiguista; y uno de los ejemplos máximos (junto con la primera etapa de la revolución mexicana de Hidalgo y Morelos) de una revolución popular, luego derrotada.

Hay en este párrafo dos pensamientos novedosos:

1) que las instrucciones importan “más allá del virreinato del Río de la Plata”; y

2) que constituyen uno de los ejemplos máximos de una revolución popular, luego derrotada.” Derrotada para nosotros, uruguayos de creación reciente, por la traición de los señoritos porteños que entregaron esta banda a los portugueses, para librarse de Artigas (1816) y por nuestra Constitución (1830) muy venerable, pero elitista.

José Pedro Barrán destaca que en las elecciones correspondientes a Bernardo Berro (noviembre de 1860) Montevideo tenía 60.000 habitantes y el Registro Cívico, 1.500 inscriptos, ¡Y votaron 662 ciudadanos! ¡El uno por ciento de la población de la capital!

Entre la gente y el poder político se interponía la nueva aristocracia criolla. La desigualdad de origen constitucional fue uno de los motores de las patriadas, las guerras civiles que duraron 74 años, de 1830 a 1904.
El encare del libro coordinado por Caetano y Ribeiro atiende, en principio en los estudios producidos por grandes maestros del exterior) a la discusión de la historiografía más que a la aclaración de los hechos.
Copio un fragmento donde los coordinadores encaran un acontecimiento mayor, “La marcha secreta” de Artigas, cuando se hace desertor del ejército revolucionario e inicia la guerra contra Buenos Aires. Abandona el sitio de Montevideo y en un galope corrido llega al “centro de mis recursos.”; así le llama reiteradamente, al vasto desierto verde de Arerunguá, (La Sierra) que es la mitad de la superficie del Uruguay actual y donde, prácticamente, solo deambulaban las tribus charrúas que le eran fieles. Desde ese espacio, ajeno al ámbito colonial, organiza (sin intervenir personalmente, movilizando una red de chasques), un levantamiento incontenible contra Buenos Aires, a lo largo del litoral porteño del Río Uruguay.

Leo en el libro de Caetano y Ribeiro: “El diferendo (con Buenos Aires, a propósito de las instrucciones) no tuvo arreglo y culminó a principios de 1814, con el retiro de Artigas de las líneas sitiadoras.”

“En 1813, Fernando VII seguía siendo el rey del cual Montevideo esperaba ayuda militar. Hubo desembarcos de tropas enviadas desde España en auxilio de la ciudad sitiada (la expedición Lorca, llegada en dos fragatas, sumó más de mil hombres bien armados a la defensa de la Muy Fiel), así como signi?cativos avances realistas en Patagones. En 1814, el retorno de Fernando VII impuso la abolición de la Constitución de 1812 y de toda la obra jurídica de las Cortes, que fueron cerradas. La Inquisición y los tribunales reales purgaron el escenario político. Los Borbones, restaurados en España y en Francia, fueron respaldados por el Congreso de Viena, que volvió a legitimar las monarquías absolutas de origen divino y el derecho de intervención contra los territorios coloniales que cuestionaran esa autoridad.”

Comento: Por primera vez aparece la situación local encuadrada por las asechanzas que la rodean, que nadie conoce a fondo en el virreinato.
Artigas sabe qué quiere y con ocho meses de anticipación, se lo hace saber a Otorgués; habla con serenidad del triunfo que iba conseguir cuando se enfrente con las fuerzas de Buenos Aires (10 de enero de 1815, batalla de Guayabos). La realidad local hace su historia ajena a las convulsiones y las amenazas europeas, en medio de las cuales se juega la revolución por la independencia.

Escribe Artigas, el 27 de abril de 1814: — “Por Dios, Otorgués, abramos los ojos. He leído tu comunicación del 21 del corriente y me he impuesto de los últimos pliegos que me ha remitido Vigodet…; y me he estremecido a la vista de tamaña intriga.

Montevideo, con una astucia que nos pierde y nos deshonra, fomenta las sospechas de Buenos Aires contra nosotros. ¡Un demonio, para ellos!
Es insufrible y vergonzosísimo para nosotros que ellos piensen alucinarnos, con pillerías doradas. No, Otorgués, estamos peleando contra Buenos Aires, pero no es porque seamos adictos a la causa de Montevideo; hay muchísima diferencia entre lo uno y lo otro. Otorgués, mi amigo, convencete: Montevideo lo que quiere es que los americanos nos destruyamos unos a otros. Mirá que los momentos son muy preciosos y la causa está en un estado que si no hay pulso se lo lleva todo el diablo.
Murámonos todos primero (antes) que dar el menor motivo para que Montevideo salga con la suya. Sigamos nosotros contra el torrente de todo el mundo.

Tengamos siempre presente, en medio de toda desazón, que el fin general por el cual tomamos las armas ha sido, es y debe ser, la ocupación de la plaza, haciéndola entrar en el sistema. Si no conseguimos librar América este año, lo conseguiremos el que viene. Buen cuidado tendrá de ceder, Montevideo, cuando no pueda sostenerse más..; no lo (va) a hacer por nuestra linda cara.

Ya conocés mis pensamientos y que apreciaría la honradez de Vigodet, pero tratándose de la patria, que se vaya él a hacer de capitán general de las provincias de los infiernos; y no, de las del Río de la Plata, como se atreve a (pro)poner. No, mi Otorgués. Esto llega a lo negro.

Por ningún modo, ni pretexto alguno, quiero que los buques de Montevideo anden por ahí. Echálos afuera. Hostilizálos en toda forma que te sea posible; no les permitas cosa alguna. Nosotros no necesitamos de ellos para hacer entrar a Buenos Aires en sus deberes.

Todo lo espero de la amistad que me profesás.” **

Artigas sabe que puede vencer a los señoritos porteños, ya los había vencido en dos ocasiones. Destaco las palabras premonitorias, en letra cursiva.

* Primera nota sobre “Las instrucciones del año XIII, 200 años después.” Obra coordinada por Gerardo Caetano y Ana Ribeiro, Ed. Planeta, Montevideo (2013).

** Archivo Artigas, Tomo XVIII, página 377.

.

ESCRITOS de Carlos Maggi
  • 05 enero 2014 | 04:00

    Doscientos años después

    No era de esperar que en Montevideo, (una ciudad pobre y recién empezada, a 85 años de su fundación), pudiera redactarse un texto valioso, capaz de darle sentido a una revolución sin doctrina: sabían qué rechazaban (la monarquía absoluta y el régimen colonial); y no sabían hacia adónde ir.
  • 29 diciembre 2013 | 04:00

    Optimismo para recibir el 2014

    Este siglo que corre, se caracterizará por una educación de alta calidad y de acceso universal. En pocas décadas, el menú de la enseñanza, se ofrecerá en forma gratuita a través de Internet.
  • 22 diciembre 2013 | 04:00

    La Constitución y la Suprema Corte

    Los pronunciamientos de nuestra Suprema Corte en cuanto a la debida aplicación de nuestras normas constitucionales son acertados. La retroactividad de las leyes penales es una aberración y así corresponde ratificarlo en cada caso. El problema se plantea debido a la extensión que la Corte Interamericana de Derechos Humanos pretende darle en materia de derechos humanos, a un tratado internacional que, según su interpretación, modifica la Constitución de la República. José Bergamín diría: A la Corte Interamericana se le subió el cerebro a la cabeza.
  • 15 diciembre 2013 | 04:00

    El acto puro de engendrar

    Durante la guerra 39-45 y su posguerra, el Uruguay estaba rico y entero y el Banco de la República desbordado, no sabía qué hacer con el exceso de divisas. Fue un momento estelar, pero lo elegante en Montevideo, era la tristeza; crecí entre el desprecio de mi generación, por los viejos intelectuales uruguayos, todos satisfechos y creyentes en nuestro país modelo, que había dejado de existir.. Estaba tan contenta la gente del centenario, que su himno cabía en una canción de moda, una cancioncita francesa divertida, irónica y amarga y muy exitosa: “Tout va tres bien”.
  • 08 diciembre 2013 | 04:00

    Brasil, la lucha por la cultura

    Fernando Enrique Cardoso, ex presidente de Brasil, un formidable ensayista, un amigo del Uruguay, fue invitado por la Escuela y Liceo Elbio Fernández para abrir el Congreso de Educación; y en esa apertura pronunció un discurso memorable, apoyado maestramente, en la modestia. No había venido al Uruguay a dictar cátedra. Habló de nuestras dificultades compartidas, para derrotar la ignorancia:
  • 02 diciembre 2013 | 04:00

    El Uruguay en la silla eléctrica

    En diciembre de 2007, el Consejo Europeo encargó a una docena de personalidades un diagnóstico sobre los desafíos de Europa. Se trataba entonces de frenar el declive institucional. Casi dos años y medio después, con la Unión Europea sumida en la peor de sus crisis, el llamado Grupo de Reflexión, presidido por Felipe González, da a conocer sus conclusiones en un informe presentado en Bruselas:
  • 24 noviembre 2013 | 06:00

    Ahora, cuando todos sabemos todo

    El Ministro de educación, Ricardo Ehrlich es hombre tranquilo; leo sus declaraciones en Uypress (14/11/13) donde habla de la publicación forzada que debió hacer la Anep: –“Esos datos ya se conocían, la novedad es que se tuvo que informar “liceo por liceo” porque así lo ordenó la Justicia.” Comento: No. No es así. No se conocían “todos” los datos. No es lo mismo tener promedios generales que comprobar que un determinado muchacho va a ser obligado a concurrir a un determinado liceo donde la repetición supera el 50%. El servicio público que se presta en esa institución es radicalmente inadmisible y pide a gritos, medidas prontas, o clausura.
  • 17 noviembre 2013 | 04:00

    La cara del Uruguay y su gente

    Ver el Uruguay es más difícil que mirarse en el espejo. La pinta del país se hace uniendo añicos y tal vez (si las partículas están bien elegidas y cada dato está colocado en su lugar) tal vez desde muy lejos, tomando distancia, se logre contemplar la trucha de la patria. No soy exigente, me bastaría reconocer los rasgos principales de la madre donde nací; y digo menos: me conformo con un esbozo.
  • 10 noviembre 2013 | 04:00

    Las dos burocracias orientales

    Para el Estado uruguayo, un Estado eminentemente republicano e igualitario, los funcionarios son todos son iguales, hagan lo que hagan y estén o no estén en su lugar de “trabajo”. Digo trabajo, para abreviar. Tal vez fuera mejor, decir el lugar donde estén, después de haber marcado la tarjeta, a efectos de cumplir la función que le fuera asignada… o no. (No, de cumplir; no, de asignada; y no, de estar.)
  • 09 noviembre 2013 | 04:00

    Rosencof, García Vigil y Carlos Maggi en un debate

    El jueves próximo en la Sala de Conferencias y Eventos, del Teatro Solís, se juntan tres figuras que valen cada una por sí misma: Federico García Vigil, Mauricio Rosencof y Carlos Maggi.
  • 03 noviembre 2013 | 04:00

    Sobre estudiantes sin libros

    Hemos presenciado un escándalo policial a propósito de libros fotocopiados. Nunca nada tan callado y tan pacífico, produjo semejante ruido. Intervinieron nuestros mejores detectives especializados en atentados terroristas.
  • 03 noviembre 2013 | 04:00

    Sobre estudiantes sin libros

    Hemos presenciado un escándalo policial a propósito de libros fotocopiados. Nunca nada tan callado y tan pacífico, produjo semejante ruido. Intervinieron nuestros mejores detectives especializados en atentados terroristas.
  • 27 octubre 2013 | 04:05

    Un fantasma recorre Uruguay

    Nicolás Guillén escribió un verso terrible referido al mal presentimiento que precede a una muerte: “Huije! …Pasó lo que yo te dije.” El fantasma, el huije de un quede, andaba entre nosotros¸ y ahora se presentó. Lo fotografiaron caminando y a caballo por 18 de julio.
  • 20 octubre 2013 | 04:00

    Un proyecto electrocutado

    El gobierno avisó noblemente en el diario El País (31/8/12), que estaba previsto y que se iba a cumplir inexorablemente, un maleficio; adelantó que el Uruguay estaba predestinado a ser “el primer país del mundo en superar el 50% de energías renovables en su matriz energética”. Seguramente lo dijo con la mejor intención; para que los empresarios y demás productores y sus empleados, tuvieran tiempo de huir al extranjero.
  • 13 octubre 2013 | 04:00

    Fue hace veinte años, en 1993

    Europa agoniza sin que nadie le robe sus materias primas. Nadie le saca, abusivamente, el cacao, la lana y la carne, las bananas, el estaño o el café. Europa tiene las venas cerradas. La economía actual es más sutil, no roba cosas comprándolas a precio vil; la economía actual se lleva, gratis y de manera invisible, los puestos de trabajo.
  • 06 octubre 2013 | 04:00

    El Uruguay y su gente

    Hace años, publiqué un libro con el título de esta nota; y el tema me vuelve; cada tanto junto datos diversos y entreveo qué está pasando en el fondo de nosotros, los uruguayos.
  • 29 septiembre 2013 | 04:00

    A propósito de un hecho magno

    Ignacio Iturria, el uruguayo que deslumbró en la Bienal de Venecia, creó una Fundación con sede en Carrasco (Schroeder 6514 esquina Costa Rica). El instituto se inauguró el jueves pasado con una muestra de Nelson Ramos (uno de los principales maestros de Iturria) que estará abierta hasta el 24 de octubre.
  • 22 septiembre 2013 | 04:00

    Cardoso y los amigos de la educación

    Este es un anuncio primicial. El próximo miércoles 18 se presentará en la escuela y liceo Elbio Fernández, el libro que recoge el material del “Congreso Nacional de Educación”, organizado por la histórica “Sociedad Amigos de la Educación.”
  • 18 agosto 2013 | 04:00

    Los uruguayos hijos del quede

    Herederos de una sociedad que había sobreinvertido… y rodeados de los tristes restos de una herencia que se estaba agotando en el momento de esta crisis, no pudieron sacrificar sus recuerdos, ni alterar las pautas anticuadas de su vida. Fue una época en la cual el rostro del MUNDO estaba cambiando más velozmente que nunca; y el país que en un tiempo había sido MODELO, se mostró huérfano del ingrediente esencial de la supervivencia: la voluntad de cambiar”.
  • 11 agosto 2013 | 04:00

    Los maestros traidores

    Empiezo por lo peor: La prensa da cuenta del ingenio de los maestros tremendos: piensan (pensaron) pasar de la huelga al sabotaje, basados en la libertad de cátedra (¡!) que según este grupo (seguramente ínfimo) los habilita a enseñar lo que quieren y a dejar de enseñar lo que no quieren o no saben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s