El liceo, la familia y la inasistencia

Estudiantes que más rinden son los que menos faltan

Uruguay entre los países con mayor índice de inasistencia liceal

Aproximadamente el 25% de los estudiantes uruguayos que participaron de las pruebas PISA 2012 faltó al liceo sin autorización al menos un día en las dos semanas previas a la evaluación. Entre los alumnos de contexto crítico la cifra se eleva a 31% y entre los que provienen de contexto favorable el porcentaje cae a 19%. La diferencia en el puntaje obtenido en la evaluación entre los alumnos que faltaron al menos un día a clase y aquellos que no lo hicieron equivale a 31 puntos.

Estos datos se desprenden del reporte mensual de la OCDE correspondiente al mes de enero (PISA in focus). El informe también establece que en la escala de la organización internacional, Uruguay se encuentra entre los 15 países donde los estudiantes faltan más frecuentemente a clase, ocupando el lugar 14. El país que registra mayor cantidad de ausentismo liceal es Argentina, donde el 60% de los alumnos aseguró haber faltado al menos un día al liceo en las dos semanas previas a la evaluación. Lo sigue Turquía, Italia y Jordania.

El documento señala que el ausentismo liceal impacta directamente en los resultados obtenidos en la evaluación. Los datos surgen del cruzamiento de los resultados de PISA con los de la encuesta a la cual fueron sometidos los estudiantes que participaron de ella. Entre las preguntas, se los consultó sobre la cantidad de veces que faltaron a clase o a liceo sin autorización en las dos semanas previas a PISA 2012. Los estudiantes que señalaron haber faltado a alguna asignatura o el día entero al liceo al menos una vez en las dos semanas previas a la evaluación, registraron peores resultados que aquellos alumnos que no faltaron nunca.

Oportunidad perdida

“La inasistencia periódica representa una oportunidad perdida de aprender, significa falta de interés, y tiene consecuencias negativas sobre los demás alumnos, ya que fomenta un ambiente de clase disruptivo”, señala el informe de las pruebas PISA 2012.

En los países de la OCDE, el 18% de los estudiantes declaró haber faltado por lo menos una vez a una asignatura sin autorización durante las dos semanas previas a PISA 2012. A su vez, el 15% aseguró haberse ausentado por lo menos un día entero.

En estos países la inasistencia periódica a clase de Matemática está asociada con 32 puntos menos en los resultados obtenidos en esa área. En tanto, la falta periódica al liceo (durante todo el día), se relaciona con 52 puntos menos. En Japón, Corea y Taipei (China) la inasistencia a la asignatura está asociada con 80 puntos de diferencia, mientras que cuando se trata de inasistencia al liceo, la distancia supera los 80 puntos. El informe afirma que en todos los países participantes de PISA 2012, salvo en Brasil, Colombia e Israel, los alumnos que reportaron haber faltado a clase o al liceo tuvieron peor desempeño que aquellos que concurrieron siempre.

En Argentina, Italia, Jordania y Turquía, el 40% de los estudiantes señaló haber faltado por lo menos un día al liceo en las dos semanas previas, mientras que en Argentina, Costa Rica, Grecia, Rumania y Turquía, el 40% de los estudiantes manifestó haberse ausentado por lo menos a una clase.

En tanto, en Argentina, Grecia, Rumania y Turquía, el 4% de los alumnos reportó haber faltado cinco o más veces a una asignatura en las dos semanas previas a la prueba PISA.

Propuestas de estudiantes al presidente Mujica

El liceo, la familia y la inasistencia

Los resultados de las pruebas PISA revelan también que el liceo y la familia ayudan a reducir el ausentismo escolar.

En los países de la OCDE, los alumnos que asisten a centros educativos donde el nivel de disciplina es bueno, reducen el ausentismo escolar un 5%. A su vez, los alumnos que asisten a liceos donde los profesores se interesan por ellos y reciben apoyo cuando lo necesitan, las llegadas tarde durante las dos semanas previas a la prueba fueron un 5% menos y las faltas descendieron un 4%.

Por otro lado, los estudiantes que almuerzan o cenan con sus padres son menos propensos a faltar a clase sin autorización. Lo mismo sucede con aquellos cuyos padres tienen expectativa de que vayan a la universidad en el futuro.

En los 11 países que tienen datos al respecto, cuando se compara a alumnos de igual contexto social y similar resultado en matemática y lectura, aquellos que tienen familias con expectativas sobre ellos durante las dos semanas previas a PISA 2012 faltaron a clase un 2% menos que sus compañeros que no tienen este apoyo familiar.

Sin embargo, la diferencia en la inasistencia entre los jóvenes que provienen de contexto crítico y los que viven en contexto favorable es mínima. En los países de la OCDE, el 19% de los estudiantes de contexto desfavorable aseguró haber faltado a clase al menos a una clase en las dos semanas previas a la prueba. En los contextos favorables, el número de alumnos que reportó esta conducta fue de 17%. El 18% de los jóvenes provenientes de contexto crítico manifestó haber faltado al liceo por lo menos un día, mientras que entre los alumnos en situaciones ventajosas lo hizo el 12%.

educacion o condicionamiento


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s