Universalismo constructivo, humanismo sin fronteras

 Joaquín Torres García ¿contrabandista?

 

Hurgando en los archivos. 
Rarezas del arte uruguayo en los archivos parisinos.

Archivo:Joaquín Torres García - América Invertida.jpg

“NUESTRO NORTE ES EL SUR. No debe haber norte, para nosotros, sino por oposición a nuestro Sur. Por eso ahora ponemos el mapa al revés, y entonces ya tenemos justa idea de nuestra posición, y no como quieren en el resto del mundo. La punta de América, desde ahora, prolongándose, señala insistentemente el Sur, nuestro norte.”
Joaquín Torres García. Universalismo Constructivo, Bs. As. : Poseidón, 1941.

Esta nota pretende mostrar desde los archivos de revistas y diarios parisinos de principios del siglo XX, otra cara del arte de esta época. Ese momento tan fermental para las vanguardias europeas desde Cézanne a Duchamp, del impresionismo al surrealismo, fue también un período de creación para el arte de los países de América Latina. El modernismo latinoamericano, se origina también en la ciudad luz. En ella, numerosos pintores vivían o visitaban y participaban a la extraordinaria transformación del arte mundial. Hurgando en los archivos aparecen anécdotas e imágenes no conocidas de nuestros artistas.

Justo antes de la primera gran crisis de 1929, París contaba con innumerables publicaciones llamadas “hojas de chismes”. Los rumores que circulaban por la ciudad luz, siempre efímeros, muy a menudos falsos y denigrantes, eran así publicados en hojas sueltas. Los escándalos que sacudían al mundo parlamentario, gubernamental, económico y artístico eran tratados por estas “hojas” en un tono a menudo grave, pero las más de la veces satírico y polémico.

Actualmente Hara Kiri, Charlie Hebdo y Le Canard Enchainé en Francia, hacen parte del género y cuentan con un público fiel. También se aprecia su efecto positivo en el relativo a la transparencia del funcionamiento democrático. Pero en la primera parte del siglo XX, muchos títulos -que no tenían seguramente la misma calidad periodística que los actuales- se podían clasificar en esta categoría: Le Cri de París, el prototipo de su clase, Les Potins de París, D’Artagnan, Le Porc-épic, Bec et ongles, Ecoutez-moi, Le Cyrano, Tout, Le Coup de patte, Le Charivari des années 20-30, Le Nouveau Cri, Le Carnet de la Semaine, Le Grand Guignol, etc.

Mientras que la gran prensa ha generado muchas investigaciones, tesis y publicaciones diversas, estas hermanas ignominiosas de los diarios, fueron durante mucho tiempo despreciadas por los investigadores, tratadas con desinterés por sus noticias infamantes. Las imágenes triviales y la ligereza de tono que se encontraban en estos artículos, no ayudaron a su consideración. Era un tipo de periodismo se decía, ocupado en los aspectos más bajos de la sociedad, y ya se los ubicó próximo del “infierno”, un sector de la biblioteca de Francia donde se guardaban las caricaturas políticas y los dibujos eróticos. Y sin embargo se está frente a un género aparte, archivo y revelador de importantes fenómenos que afectaban a la sociedad. La “parte baja” o “maldita” de la vida, como la llamó Georges Bataille, se manifiesta en este tipo de archivos, siempre con una inusual violencia, unas veces con mucha injusticia y equívoco, pero otras veces con precisión y justeza.

Con el orwelliano nombre de “L’oeil de París” (El ojo de París) el número 1 del 16 de noviembre de 19280) “L’oeil de París” (El ojo de París), A 1, Números de noviembre y diciembre de 1928/11/10 , publica el artículo que hoy nos interesa. Uno de nuestros grandes compatriotas se vio mezclado en un rumor, sin ninguna duda injusto, pero que muestra las tensiones del medio artístico parisino de principios de siglo. Veremos también como reaccionó a esos chismes, el creador del “constructivismo universalista”, una de las “doctrinas” (como él la llamaba) más espirituales y racionales de los últimos tiempos. Aquel que escribía: ” solo la razón puede purificarnos en todos los dominios. El arte debería basarse también sobre ella (…) y no solo sobre el instinto, porque más que toda otra cosa, el arte, debe encontrar su base en la razón”.

El texto de Joaquín Torres García: “Raison et nature” publicado en París en mayo de 1932

Lejos de lo razonable, muy cercano a ese viejo instinto social que es la injuria, el libelo comienza utilizando las viejas técnicas de la amalgama. El artículo dice así:

” Torres García es un gran artista español, decorador notable al cual el Ayuntamiento de Barcelona le ha encomendado algunos murales, que recuerdan un poco demasiado a Puvis de Chavannes. En su madurez ha cambiado mucho su estilo. Se convirtió en un pintor sintético, se expresa en un lenguaje muy resumido, comparable a los balbuceos pictóricos de un querubín de cinco años. Sin duda, esta forma de arte no tiene muchos admiradores hoy y los negocios deben ser muy malos, porque Torres García trató de pasar de manera fraudulenta, auténticas pinturas del Greco en Francia, con el objetivo parece… de restaurarlos. Las autoridades de Primo Rivera que valen en eso las del Duce, no lo han querido comprender así, y sugiriendo una denuncia, han arrestado en la frontera al pintor explorador, al mismo tiempo que han rendido homenaje al estilo con el cual había disimulado la obra de arte. El infortunado Torres García- abrumado por esta aventura- ya que parece no poder nunca más, abandonar la pintura de los grandes pintores.”

“L’oeil de París” (El ojo de París) el número 1 del 10 de noviembre de 1928, donde aparece el libelo « Torres García et Le Gréco »

Joaquín Torre García, haciendo lo mejor que se puede hacer para frenar ese complejo fenómeno que es el rumor, responde inmediatamente a la infamia. No tenemos su carta, pero si la respuesta que da el pasquín a su carta de protesta, publicada cuatro semanas (la hoja salía todos los sábados) más tarde:

“Joaquín Torres García nos asegura, que no tiene nada que ver, en el transporte de Grecos desde España a Francia, que nunca ha sido detenido por los esbirros de Primo de Rivera, y que ni siquiera ha visto a su país desde hace tres años. Estos son argumentos que cuentan y tomamos nota con placer aún mayor que nunca quisimos mancillar su honor.”

Y el periodista se sale entonces con una pirueta:

“Si bien es cierto, que hubo bien un Torres-García involucrado en este asunto, es que probablemente hay tantos Torres y García en España que Dupont y Durand en Francia.”

“L’oeil de París” (El ojo de París) el número 4 del 10 de diciembre de 1928 donde se publica la rectificación de Torres García.

Así no se termina la aventura de los Grecos de contrabando. La última frase del libelo deja sin embargo destilar su veneno:

“Nos apresuramos a afirmar, que l’Oeil no tiene ningún juicio peyorativo sobre la acción de violar las leyes de prohibición artística, y que los contrabandistas (el artículo utiliza el término de” bootleggers” en referencia a los contrabandistas de alcohol frecuentes en los Estados Unidos y Canadá, pero también entre Francia e Inglaterra) de pinturas cuentan con toda nuestra simpatía.

Como habrá incidido en el maestro constructivista en germen estos hechos?

Como se habrá insinuado ese rumor en su obra, que como bien lo indica Gabriel Peluffo Linari, buscaba una “concepción ampliada del arte”(…)”con nutrientes en la filosofía idealista de raíz platónica”. 1

Justamente quizás estuviera, dos años más tarde en la misma ciudad, respondiendo con sus textos, cuando decía: “Es necesario amar solamente lo que es superior. Hay que amar de los otros la humanidad, no la persona.”2

El texto de Joaquín Torres García “Père” publicado en París en el verano de 1931.

Dice Hugo Burel, que en ese mismo año de 1928, nuestro pintor después de ser despreciado por el importante critico Léonce Rosenberg, de la galería “L’effort moderne” (ya hemos tratado sobre la importancia de Rosenberg para los pintores americanos en la nota anterior) y de ser menospreciado por el “arrogante” Picasso, se encontraba con Theo van Doesburg y sobre todo con Piet Mondrian, de los cuales apreciará la claridad de los “espacios rectangulares que debían llenar los colores fundamentales, y el blanco, y el negro, y el gris. Nada más.” 3(3) Pero algunos años después, quizás como una referencia cromática a las peripecias vividas con “L’oeil de París”, el maestro analizaba la obra del Greco, en términos similares, apreciando la destreza
del pintor español para trabajar los colores de su famosa “paleta baja”:

“Tendrá que remover en lo profundo hasta hallar aquel sagrado misterio del arte de su tierra, del arte bizantino… Y el gris aparece, los negros plenos, y aquel blanco inimitable, metafísico, que trae resonancias de un arte litúrgico que él bien conoce. Y así se entabla la lucha entre esas dos pinturas…Pero entonces, cuantos años tenía el Greco? Iba ya para la mitad de su vida.”4

Era en agosto de 1942 que se escribieron estas líneas pero esa “resonancia” revelada entre los dos colores básicos y opuestos pero complementarios, haga tal vez referencia a ese periodo parisino, en esa época donde estaba gestando su “doctrina” en Francia entraba en la cincuentena, con su proyecto de “Retour à l’ordre” como “mecanismo de construcción de un orden social ideal” según lo analiza Bastos Kern 5(5), donde describía las bases del hombre sabio y artista. Donde diseñaba también su arte futuro, a partir de una audaz base cromática de sepias, grises, negros y blancos, como lo analizaba en un trabajo universitario hoy olvidado Juan Carlos Mondragón 6.

________________________________________________________________

1)Peluffo Linari, Gabriel. “Pedro Figari: crítica de la vanguardia y utopía de la memoria”. Conferencia en el Museo de Arte Latinoamericano de Houston (Texas, EEUU), publicada en Studi latinoamericani : Estudios latino americanos. Fascicolo 1, 2005.

2) Torres García, Joaquín. “Père”, verano del 1931, París.

3) Burel, Hugo. “Joaquín Torres-García en el mundo. El hombre que no dudaba”, Diario El Pais Digital.

4) Torres García, Joaquín. “La ciudad sin nombre”, 1942, Montevideo.

5) Bastos Kern, Maria Lucia (2004) « O mito da cidade moderna e a arte : Torres Garcia e Xul
Solar » in Estudos Ibero-Americanos. PUCRS, v.XXX, n.2, p.67-88

6) Mondragón, Juan Carlos (1991).” Joaquín Torres García: un proyecto de comunicación desde
el arte. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, Facultat de Ciències de la Informació, 2
vol.

Joaquín Torres García, ¿teósofo?

En el artículo anterior hemos expuesto como  Joaquín Torres García había sido acusado en París, injustamente de contrabandista: Torres García ¿contrabandista?  (1). En este texto pretendemos mostrar como nos parece evidente, la influencia que sobre el gran pintor, ha tenido el pensamiento teósofo. Ya varios autores lo han afirmado, entre otros Juan Flo (2), Maria Aline Prat (3) y lo ha reafirmado Jacques Poloni-Simard en su seminario de París (4). Pero el tema había sido también tratado por el catálogo que fué realizado sobre “La Escuela del Sur: el Taller Torres-García y su legado”, por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en julio-agosto de 1991 (6).También Carmelo Arden Quin testimonia que Torres García,  llegando a Montevideo, dará sus  primeras conferencias en el Palacio Diaz, sede de la Sociedad Teosófica de Montevideo (5).

En este artículo propondremos una lectura comparada del libro “Père Soleil” escrito por el pintor constructivista, con el libro “La magie blanche et noire, ou La science de la vie terrestre et de la vie infinie : contenant des conseils pratiques pour les étudiants de l’occultisme” de Franz Hartmann (1838 – 1912). Nuestra hipótesis es que Torres García leyó la traducción de la 4° edición inglesa de Mary M. H. Butler en francés (7). En el libro “Père Soleil“, el autor uruguayo se refiere al cristianismo y en éste se encuentran numerosas figuras de Cristo. Pero también hace referencias a la magia negra y blanca. Y allí reza “magia blanca : incitar los otros a las buenas vibraciones en provecho de lo universal. Magia negra, llevar los otros a las malas vibraciones (desacordes) en provecho de sí mismo.”

Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Franz Hartmann fué un médico alemán, teósofo, ocultista, astrólogo y autor de obras esotéricas. En su libro anteriormente citado encontramos numerosos sujetos tratados por Père Soleil, como la importancia de la numerología, el numero uno y el numero siete, los acuerdos y desacuerdos, el amor y la vida, el hombre y la mujer, la importancia de la sobriedad, el sufrimiento y sus necesidades, etc..

Trataremos de resumir los elementos mas importantes del capitulo V llamado “L’harmonie“, poniendo en negrita los términos de la traducción francesa de Butler, cercanos al léxico de Joaquin Torres Garcia.  Hartmann comienza su obra con una citación de Platón, sobre la importancia de las matemáticas y de Pitágoras sobre el conocimiento de la música, según la cual el Universo es armonía (harmonie).

"Nada sucede en contra de la harmonía universal, de acuerdo a los adeptos de Pitágoras." Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición: Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

“Nada sucede en contra de la harmonía universal, de acuerdo a los adeptos de Pitágoras.” Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición: Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

La idea del comportamiento musicalmente acordado esta en éste libro de magia, también representado por la idea que es posible apreciar una persona como una sola nota de una gran orquesta componiendo el mundo, en un todo ajustado a las notas de la sinfonía de Dios. Por lo tanto, un alma que está en perfecta armonía con el alma del universo puede escuchar su música, pero las nota discordantes (discordes ) en el universo se producen porque el hombre no reconocen esta ley universal (loi, universal). Estos desacuerdos son causados por la voluntad individual  y los deseos perversos de individualidad no ajustados a la ley de la totalidad. Esta ley esta basada en la Unidad de todo lo existente “La naturaleza se basa en la Unidad (unité). Dios es Uno.” Si el hombre quiere conocer a Dios, debe desprenderse de sí mismo y entrar en su naturaleza, debe vencer la desunión y la división y realizar de nuevo la unión. El hombre es el resultado de la acción de la ley universal (loi) que al mismo tiempo está a su interior. Cuando los habitantes del mundo aceptarán esta realidad, se producirá la armonía perfecta.

Palabras Amor y Unidad. Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Palabras Amor y Unidad. Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Siguen varios parágrafos sobre la ley del Karma. Es de remarcar, que sobre éste punto no encontramos ninguna coincidencia entre los propósitos de Hartmann y los de nuestro pintor. Incide en ello, sin duda, la incompatibilidad entre la noción de resurrección del cristianismo, con aquella dereencarnación propia al hinduismo. Los capítulos siguientes sin embargo, dedicados a la numerología, nos parecen en concordancia fundamental con las reflexiones de Torres Garcia sobre el sujeto. Si el Tetragrama y los  cuadrados mágicos despliegan la multiplicidad de los números, estos provienen de esta única cifra contenida en todos los números y sin la cual las otras no existirían.

Numero 1 al interior de un templo. Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Numero 1 al interior de un templo. Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

El Uno  (Un)  es siempre el mismo aunque dividido y multiplicado por él mismo. La materia  es considerada por el autor como un estado de vibración (vibration) más baja y el plan espiritual, como la vibración más elevada de la vida y entre estos dos extremos se encuentra el Hombre, intermediario constituyendo la llamada, gran octava.

El texto viene de la pagina anterior afirmando "viniendo de arriba toda vibración debe ser Amor. Si ella no es amor, no viene de lo alto. No hay que dejar pasar otras vibraciones. No hay pensamientos físicos, malas vibraciones. Cambio de naturaleza : no vibramos que al unísono de las buenas vibraciones." Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.(dibujo de la escala 5-7)

El texto viene de la pagina anterior afirmando “viniendo de arriba toda vibración debe ser Amor. Si ella no es amor, no viene de lo alto. No hay que dejar pasar otras vibraciones. No hay pensamientos físicos, malas vibraciones. Cambio de naturaleza : no vibramos que al unísono de las buenas vibraciones.” Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.(dibujo de la escala 5-7)

Aquí tenemos entonces la importancia de lo alto (Haut) y lo bajo y la insistencia sobre las buenas vibraciones ya remarcada por Marie-Aline Prat (p.138), inspiradas por el movimiento ascendiente. También, en  “La magie blanche et noire…” se asegura que si el Siete es el número que gobierna la totalidad de las existencias el Cinco es el número de la Harmonía . Pero el siete también representa la escala de la Naturaleza y se encuentra en todas las divisiones naturales, por ejemplo la del sol radiante cuya luz se divide pasando a través una gota de rocío,  en los siete colores del arco iris y en los copos de nieve que se cristalizan con la forma de una estrella a seis puntas alrededor del centro invisible.

Septenario y el 5 como Armonía. Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas

Septenario y el 5 como Armonía. Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas

“Volviendo a la metáfora musical Hartmann afirma que dos sonidos pueden ser armoniosos pero para obtener un acorde perfecto es necesario un tercero. Así, la misma ley rige la constitución del hombre, si su cuerpo o primer principio, esta de acuerdo con sus instintos o tercer principio, se logra vivir sensaciones agradables, pero la plena harmonía no es lograda que con el quinto principio, su inteligencia (ver dibujo de Torres García, del cuerpo humano divido en 7 partes, aquí arriba con las tres palabras : Nature phyisque, Instint  et Sagesse)”.

Finalmente ésta harmonía está producida por el poder del Amor (Amour). Este produce la unión y el equilibrio, en cambio el odio causa desunión y discordia (haine).

"...vivir en un perpetua preocupación -en el odio, en la desconfianza, en los celos, en la lucha (...) amémonos, esto alcanza". Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

“…vivir en un perpetua preocupación -en el odio, en la desconfianza, en los celos, en la lucha (…) amémonos, esto alcanza”. Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

El amor es definido como el poder mediante el cual un ser existiendo en su forma se reconoce en la forma de otro. Hartmann insiste sobre la relación entre la armonía, el amor, la unidad y el justo acorde con un ejemplo. Así como, si se tocan juntas ciertas notas musicales producen harmonía, reconocerse mutuamente entre amigos, nos da alegría (Joie) creando en ese caso, felicidad y satisfacción.

En lo alto siempre amor. La verdadera luz, alegría. Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

En lo alto siempre amor. La verdadera luz, alegría. Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Esta tendencia, continua el filósofo alemán, de reconocerse mutuamente, de unirse, por atracción natural, se manifiesta en todos los planos de la existencia. Los planetas están atraídos por el sol, y la gravedad no es otra cosa según el autor que el poder del amor. El hombre es atraído por la mujer y la mujer por el hombre, reuniendo la dualidad separada en un mismo ideal.

De ésta manera, la humanidad es una, pero apareciendo sobre millones de máscaras (masques) diferentes. Cada máscara es la personalidad de un ser humano. Finalmente el amor es conocimiento de ese sí mismo común a todos, sobrepasando la individualidad, el egoísmo, y elevándolo hasta Dios. Aún, más el amor es elevado, más universal es el objeto de su amor, y de esta manera el poder amoroso en una persona ensanchará su inteligencia. Creemos escuchar JTG cuando dice Hartmann : “On doit aimer dans chaque homme l’humanité et non la personalité” (uno debe amar la humanidad en cada hombre y no la personalidad) que nuestro metafísico uruguayo y también pintor escribirá : “Il faut aimer seulement ce qui est supérieur. Il faut aimer des autres l’humanité, pas la personne.” Y agregará varios dibujos de máscaras.

9

Franz Hartmann. 1903. La magie blanche et noire, ou la science de la vie terrestre et de la vie infinie contenant des conseils pratiques pour les étudiants de l’occultisme. Libr. de l’Art indépendant. Pag.194.

"Es necesario amar lo que es superior. Hay que amar la humanidad, no la persona." Fragmento del libro PERE SOLEIL.  Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

“Es necesario amar lo que es superior. Hay que amar la humanidad, no la persona.” Fragmento del libro PERE SOLEIL.
Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

Nos parecen indudables las cooccurrencias léxicas entre la obra del teósofo alemán y las de nuestro pintor uruguayo.

1) Edgard Vidal, “Torres García ¿contrabandista?”, Revista ARTE de El País, Montevideo, Juin 2012.

2) Juan Flo. 2014.  “Malos tiempos para Joaquín Torres García”, museo Torres-García,Consulté le février 7 2014, , publicado por primera vez en Brecha, 20 de agosto de 2004.

3) Marie-Aline Prat. 1984. Peinture Et Avant-garde Au Seuil Des Annees 30. L’AGE D’HOMME.Pag.138

4) Jacques Poloni-Simard. 2014. Seminario sobre  Joaquín Torres García. EHESS.

5) Jorge López Anaya. 2003. Ritos de fin de siglo: arte argentino y vanguardia internacional. Emece Editores.Pag.65

6) La Escuela del Sur: el Taller Torres-García y su legado : Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, julio-agosto 1991. 1991. Ministerio de Cultura.Pag.26-27.

7) Franz Hartmann. 1903. La magie blanche et noire, ou la science de la vie terrestre et de la vie infinie contenant des conseils pratiques pour les étudiants de l’occultisme. Libr. de l’Art indépendant. Pag.177 a 204.

8) Joaquín Torres García. 1931. Père Soleil. Texto fechado por el autor en París, el 29 de julio 1931. Escrito en francés. Primera edición : Fundación Torres-García, Montevideo, 1974. Formato 17 x 12,5 cm, 72 páginas no numeradas.

 

ARTE presenta un artículo de investigación de Edgard Vidal escrito especialmente para la revista. El autor es  miembro del CNRS (Centre national de la recherche scientifique francés) y Doctor en Ciencias del Arte y del Lenguaje de la EHESS. y columnista de ARTE. Este escrito es sobre Joaquín Torres García y tiene particular relevancia por sus aportes. Alicia Haber, Directora de ARTE

 

www.torresgarcia.org.uy/

es.wikipedia.org/wiki/Joaquín_Torres_García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s