Propuestas en educación: unidad ante la crisis

Los programas de los partidos  tienen puntos de coincidencia para incluir en un acuerdo nacional. La extensión horaria de los clases; que haya más escuelas de tiempo completo; apoyo a carreras técnicas; la exigencia de mejores resultados; la universidad de la educación; y hasta en las críticas a los paros, hay niveles de acuerdo.

La idea de un nuevo pacto surgió en plena campaña luego de un año 2013 donde los docentes jaquearon al sistema con demandas de todo tipo.

Los resultados de las pruebas Pisa que revelaron que los estudiantes no cuentan con las capacidades básicas para insertarse en una sociedad moderna; el alto índice de deserción en los liceos; la cantidad de los que no pasan de año; y los reclamos de los profesores que derivaron en paros, prendieron la luz roja en el sistema político.

El camino del acuerdo ya se recorrió en la administración del presidente José Mujica, a impulso del senador nacionalista Jorge Larrañaga (Futuro Nacional) .

Ahora, en medio de críticas y un desencanto generalizado, un aumento del presupuesto que todos reconocen, y sin encontrarse el rumbo, el oficialismo apuesta nuevamente a convocar a los partidos.

Para el gobierno, el acuerdo que impulsó Larrañaga en 2010 se cumplió en las grandes líneas, pero en la oposición hacen una lectura distinta, incluido el líder de Futuro Nacional que se distanció de Mujica. Sin desconocer los problemas, el Poder Ejecutivo destaca las mejoras en la UTU, cuya oferta interesó a los jóvenes, y la creación de la Universidad Tecnológica del interior. También, en medio de enfrentamientos con los gremios y los malos resultados de los estudiantes, Mujica cambió dos veces las autoridades de Secundaria y una vez las del Codicen, intentando un golpe al timón.

Los líderes políticos coinciden que la educación sigue entre las cuestiones urgentes a resolver.

Larrañaga manifestó a El Observador que está dispuesto a participar de un nuevo acuerdo por la educación, aunque señaló que Vázquez debería hacerse responsable de los objetivos que no se alcanzaron en este gobierno.

Pedro Bordaberry, candidato de Vamos Uruguay, presentó en diciembre cuatro proyectos sobre educación –que el Senado tratará el mes próximo– y envió esas propuestas a los demás candidatos. En 48 horas, dijo Bordaberry ayer a El Observador, le respondieron Larrañaga y Tabaré Vázquez mostrando su disposición a conversar. “Debemos insistir con un gran acuerdo para la educación” dijo Bordaberry. Sus propuestas son para que las clases tengan un mínimo de 200 días al año, que los liceos públicos puedan tener una gestión comunitaria, que haya una universidad para la educación y planteó cambios en la gestión educativa.

El candidato principal del Frente Amplio, Tabaré Vázquez –primero según las encuestas–, advirtió el miércoles que necesariamente deberá haber una “reforma educativa”. Además, calificó de “inaceptable” los números de repetición. En su regreso a la campaña luego de dos semanas de inactividad, desde Cerro Largo, Vázquez se comprometió a buscar “consensos políticos” para alcanzar un acuerdo educativo que defina el rumbo de la enseñanza.

Su rival en la interna, la senadora Constanza Moreira, colocó a la educación como el primer punto en sus “acentos programáticos”. Moreira quiere desarrollar “un Plan Nacional de Educación” que demandará “un gran acuerdo social” entre la comunidad educativa (docentes, estudiantes y familias) y la comunidad política (Estado, partidos y cuerpos técnicos especializados).

El colorado José Amorín Batlle (Propuesta Batllista) apoya un acuerdo nacional y así lo anunció en febrero pasado.

Pablo Mieres del Partido Independiente, coincidió con que la educación necesita de “un gran consenso” por lo que el camino de acordar “es razonable”. “El asunto es ver si después se está dispuesto a tomar decisiones que no son fáciles. Ya pasó que el Frente no se animó a remover a actores, como las corporaciones docentes, que bloquearon los cambios”, dijo Mieres.

Raúl Sendic entiende que la educación debería ser declarada “esencial” lo que frenaría los paros– aunque ese planteo implicaría cambios en la ley. Larrañaga está dispuesto a seguir ese camino, siempre y cuando se esté ante una emergencia educativa. Además, advirtió que primero se tiene que estudiar si es jurídicamente viable. Vázquez, dijo en diciembre al canal VTV que no tolerará que se pierdan más días de clases en la enseñanza al punto de estar dispuesto a declarar “esencial” ese servicio si las circunstancias lo requieren.

Las principales propuestas de los candidatos en educación

El presupuesto a destinar a la educación, es uno de los puntos en el que menos concuerdan los candidatos a la Presidencia de la República. Mientras que los dos candidatos del FA concuerdan en llegar al 6% del PBI, los candidatos de los partidos tradicionales no proponen nada concreto en la materia. Por su parte, el Partido Independiente señala en su programa de gobierno que el aumento presupuestal, deberá estar condicionado a resultados. No obstante, no establece una cifra concreta de inversión. La oposición señala que durante los gobiernos del FA, el presupuesto creció, pero los resultados empeoraron.

Tabaré Vázquez

Más presupuesto. El programa del FA establece “ir hacia el 6% del PBI”. Vázquez se comprometió a alcanzar esta meta.

Educación Inicial. Universalizar la educación en los niños de tres años. Durante este gobierno ya se extendió la educación entre los niños de cuatro años.

Formación docente. El programa del FA señala la necesidad de aumentar los niveles de titulación entre los docentes.

 

Constanza Moreira 

Más presupuesto. Mejorar el salario y las condiciones de trabajo de los docentes. Llegar a 6% del PBI.

Tiempo completo. Duplicar las escuelas de tiempo completo. Esto signficaría 300 esculas más con esta modalidad, ya que el gobierno de Mujica promete llegar a marzo de 2015 con 300.

Formación docente. Crear una universidad pedagógica, que complemente a institutos de formación docente.

Pablo Mieres 

Gobierno. Cambiar la estructura y gobierno de la educación, asignando las principales responsabilidades a las autoridades nacionales.

Formación docente. Dar carácter universitario a la formación docente. Dignificar el ingreso de los docentes.

Más presupuesto. El PI está dispuesto a invertir más en educación, pero exigiendo resultados a cambio.

Jorge Larrañaga 

Tiempo completo. Extender las escuelas de tiempo completo y llegar a las 500.

Formación docente. Crear una universidad de Educación, que otrogue título universitario a los docentes.

Promejora. Fortalecer los centros educativos mediante este programa, impulsado durante el actualgobierno por el representante nacionalista en el Codicen, Corbo.

Luis Lacalle Pou

Control ciudadano. Someter al Ministerio de Educación y Cultura al control de Parlamento. Hoy la ANEP no lo está.

Ley de Educación. Derogación parcial de la norma de 2008 para eliminar la representación docente en los consejos de la ANEP.

Formación docente. Darle rango universitario a la formación docente, incluyendo a los profesionales de educación inicial.

Pedro Bordaberry

Escuelas Quiere reforzar el sistema de escuelas de tiempo completo que impulsó Germán Rama. Aún no definió el número de centros que propondrá construir.

Ciclo Básico Se propone un ciclo básico de los 4 a los 16 años que una a la educación y evite el trasiego de Primaria a Secundaria.

Universidad Impulsan una universidad para el norte del país y otra para la educación.

 José Amorín

Unificar trayectos. Rediseñar los trayectos educativos, de forma que Primaria y los tres primeros años de Secundaria constituyan un único ciclo de nueve años.

Formación docente. Fortalecer y mejorar la formación docente, creando una Universidad de Educación.

Tiempo completo. Extender las escuelas y liceos de tiempo completo.

El camino ya se recorrió con Mujica

 

En marzo de 2010, apenas asumido el presidente José Mujica, el senador Jorge Larrañaga le propuso una cumbre de líderes para establecer un pacto educativo.

En junio de ese año se alcanzó un acuerdo para construir 150 escuelas de tiempo completo, bajar la repetición en primero de escuela, que los liceos tengan 600 alumnos en dos turnos con grupos de hasta 30 por clase, que haya una evaluación permanente de los niveles de enseñanza, llevar la formación docente a nivel universitario y analizar la posibilidad de hacer una prueba de egreso en sexto año sólo como diagnóstico. Un año después el ritmo de los cambios no convencía a la oposición.

Pedro Bordaberry y Jorge Larrañaga y Pablo Mieres quieren cambiar y hasta eliminar la ley de educación, que dio poder a los sindicatos docentes.

A fines de 2011 y con la relación más desgastada, el gobierno convocó nuevamente a los líderes para un nuevo acuerdo. Algunos puntos se cumplieron como la creación de la UTEC y el doble voto para el presidente del Codicen. Quedaron por el camino cambios al sistema de gestión y la extensión de programas como el Pro Mejora. La oposición se alejó aduciendo que el gobierno incumplió.

 

– El Observador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s