“Ese laburante humilde de las esperanzas de los más”

Entrevista al historiador Gonzalo Abella. “Un jefe revolucionario no moldea a su pueblo, el pueblo lentamente desde el pie va formando, madurando, educando a los líderes excepcionales que no hacen la opción de ser jefes.”

artigas_3 artigas_4
Chury: Estamos saludando a Gonzalo Abella, cómo andas..

Abella: Felizmente atariado y caminando, mientras de la salud y mientras el cuerpo aguante sigo asombrándome de las cosas preciosas que pasan en este país que son como rescoldos de esperanza.

Chury: El otro día me pareció que estabas haciendo en la carpa de FUCVAM una introducción sobre el Artiguismo que yo no había escuchado antes, me pareció estupenda, cierta cosa previa que decías, cuando Artigas sale a buscar a la gente, la gente ya está motivada, ya seguramente sin precisarlo demasiado está buscando la independencia y la lucha por la independencia, creo que ese es un arranque sino diferente muy ajustado a lo que debe haber sido la realidad…

Escudo federal-artiguista

Escudo federal artiguista

Abella: Un jefe revolucionario no moldea a su pueblo, el pueblo lentamente desde el pie va formando, madurando, educando a los líderes excepcionales que no hacen la opción de ser jefes.
Ayer recordaba una frase de Atahualpa Yupanqui que me encanta, él dice no se elige ser cantor de la tierra, la tierra lo elige a uno y no para la vanidad sino para el sacrificio y ese llamado de la tierra, de la gente, requiere un corazón sensible y una capacidad muy humilde de oír, nadie puede dirigir en la mejor causa solo hablando, el mayor tiempo es para escuchar.
Realmente la mayor virtud que tuvo Artigas no en 1811, ahí aparece la parte visible de ese plan, en 1790, en 1780 posiblemente, ese Artigas conspirador, generador de auroras para el futuro, ese Artigas laburante humilde de las esperanzas de los más fue advertir y vivir plenamente su época, su siglo XVIII, él nace en 1964, siglo estremecido que lo asociamos con la Revolución Francesa antes de la Independencia norteamericana, pero que en América Latina pasan cosa impresionantes que marcan a fuego la personalidad de este muchacho joven, este Artigas de 14 años que irrumpe en el mundo de la ciudad y se va al mundo fascinante de los gauchos que es el mundo multicultural, es el mundo de los oprimidos, donde en el fogón se cuentan testimonios de sufrimientos, del negro que se fugó de la esclavitud, de la muchacha negra que se hizo lancera para defender la libertad de sus hijitos, del indio cristiano que ha llegado recién de las misiones, del indio “infiel” que es el más fiel a los sueños de su propia tierra y a su propia identidad, un fogón gaucho que ya tiene una propuesta política para América y tiene muy claro, quizás no la independencia en su parte formal, legal, pero sí cuál es su utopía, una utopía compartida, la utopía de los más.
Artigas es alumno de ese fogón, a mi me parece que eso es lo fundamental, si nosotros no entendemos que el siglo XVIII es el siglo de los grandes levantamientos afroamericanos, de la República de Palmares, el inmortal quilombo que ya tenía 100 años, el de la lucha de los negros en Cartagena de Indias, es el siglo que culmina con esa gesta gloriosa de Tupac Amaru que es anterior a Artigas, por algo los gauchos de Artigas le decían Tupamaros, es decir, la época entendía cosas que después la historia oficial borró.
Si nosotros no entendemos eso nos parece que Artigas es una rara excepción cuando Artigas en realidad es la versión oriental de un sueño compartido, ¿qué pasa?, Artigas además era lecto escritor, y la inmensa mayoría de los hombres y mujeres heroicos del siglo XVIII no pudieron escribir.
Artigas tuvo al lado una serie de intelectuales radicales como Monterroso que también registraron su pensamiento.
Entonces, a Artigas es más difícil borrarlo, el Estado Oriental Burgués trató de borrar a Artigas hasta 1920.
José Batlle y Ordóñez lo negaba en 1904, ya lo levantaba Aparicio, pero José Batlle y Ordóñez lo negaba, hijo de tigre no podía aceptarlo.
La historia de los Batlle, de todos, inclusive de los José Batlle y Ordóñez es la dinastía del Antiartiguismo.
El Partido Colorado es el Partido Cisplatino, está mal llamarlo Colorado, es el Partido de los amigos de Lecor que después en el estado tapón formado por los Ingleses forman su propio club y van a transformarse en partido único terrorista y golpista para tratar de gobernar por sí solos el país.
El Partido Nacional es otra cosa, Oribe como jefe fundador del Partido abandona a Artigas en 1817, se pierde voluntariamente la etapa más gloriosa pero nunca traiciona las ideas independentistas, yo a un oribista lo respeto, pero que no diga que es artiguista, es otro tema, no tiene derecho, si tiene el cuadro de Oribe no puede tener el cuadro de Artigas porque son dos opciones en 1817, pero yo lo respeto porque Oribe fue consecuentemente independentista, nunca traicionó, se pasó a los porteños, pero nunca traicionó y después reconoció en Artigas un precursor, es otra cosa.
Entonces, Artigas no es un hombre del Siglo XIX, a pesar de que en su formidable madurez opera desde 1811, pero Artigas es un hombre del siglo XVIII, vive en su adolescencia la información fragmentada de la Revolución Francesa que tiene que haber conmovido porque el mundo gaucho a través del contrabando de cueros tiene que haber estado muy informado de lo que pasaba en Francia, venían barcos haitianos, no hay que olvidar que el comercio en esa España inmensa donde nunca se ponía el sol, desde las Antillas al Río de la Plata los barcos de negros esclavos traían el Rohm, el azúcar para toda la repostería de las mazamorreras del Montevideo Colonial y se llevaban el Charque y por algo uno de los ritmos más antiguos folclóricos de Tacuarembó se llama “La Habanera”, tenemos el bandeirante riograndense, ahí tenemos la prueba de la huella tangible de esta unificación que no es solo que Iemanja se honre en las Antillas y se honre acá, es decir, había redes continentales, Artigas cabalga como parte visible de un iceberg que son las redes de las mayorías inmensas de los de abajo que trenzan alianzas entre indios, negros, es el siglo XVIII que ve a los indios formar el escuadrón y aprontar los morenos el corazón, Artigas lo encabeza en un momento glorioso cuando esto se hace visible, pero la conspiración de las redes empiezan mucho antes, Artigas no ha nacido y ya los Jesuitas disidentes con los guaraníes, con los negros que no quieren más ser esclavos forman las guerras guaraníticas contra los ejércitos coaligados de España y Portugal.
Artigas no nació todavía y Cepe Tiarayu ya está dirigiendo las guerrillas montoneras de los indios, de los negros, de los criollos humildes y muchos españoles libertarios que no eran ni malos europeos ni peores americanos, que eran grande Europeos como Muiño que después fue el asesor militar de Andresito que era un Español Republicano a comienzos del siglo XIX.
Artigas es hijo de esa concepción.
Una vez me preguntaban de una radio del interior lo que haría Artigas hoy si resucitara, yo pienso que está resucitando pero más allá de eso, no haría nada, en las estancias hablaría con el capataz y preguntaría porqué en una estancia para 40 hay 4, porqué el hijo del tambero se fue, porqué el chacrero de Canelones se muere de hambre y está vendiendo media hectárea para salvar las otras tres, quizás caminaría en una madrugada montevideana en un carrito de recolector y después con la voz de todos en su cabeza y en su corazón.

artigas_1
Chury: Esto que estás diciendo me parece de una fuerza realmente impresionante, creo que primero hay que conocer para después poder hablar, eso seguramente sería lo que haría Artigas…

Abella: Y no solo los indicadores macroeconómicos -que son importantes-.

Chury: El conocimiento profundo de en qué condiciones realmente se mueven los distintos estamentos de una sociedad…

Abella: Porque hay sabidurías, yo me acordé tanto este enero, estaba en Tacuarembó, estaba lloviendo y me dijo “mirá Gonzalo, la tal sequía va a haber este invierno”, no me jorobes le dije ¿vos cómo sabés?, me dice “mirá los teros dónde están poniendo los huevos, bien abajo, este otoño no va a haber agua”.
Uno dice que está bien, uno tiene que apostar a los satélites, pero qué imprescindible es el diálogo con la sabiduría tradicional y la sabiduría popular.

Chury: Hermosa canción esta de “los del Yerbal”, un poema de Pablo Neruda…

Abella: Vos sabés que no simpatizo mucho con la vida de Neruda, pero admiro profundamente su poesía, cuando él en “Canto a mi partido” dice “me enseñaste a dormir en las camas duras de mis hermanos” me parece un llamado tan importante a la militancia.
Hay un tema reiterado que me lo preguntan muchas veces y es si Artigas como soldado del Rey persiguió a los contrabandistas siendo él antes contrabandista, si eso no es una contradicción en su vida.
Yo nunca le hice una entrevista personal a Artigas, pero hay cosas que son absolutamente de sentido común, lo que pasa es que nosotros a veces miramos con una óptica demasiado estrechamente oriental lo que son fenómenos que son tendencias continentales, si había una cosa que los humildes de América habían aprendido en el siglo XVIII era a transitar por todos los intersticios de la clandestinidad y la conspiración.
Si había una cosa que los esclavos fugados, los indios cristianos habían aprendido además del oficio de conspiración de los jesuitas para una acción liberadora que cuanto menos cruenta mejor porque el espíritu de los pueblos no es el espíritu de los imperios, el espíritu de los pueblos es que los muertos los ponemos nosotros, era trabajar por la base oculta para ir ocupando posiciones.
Por supuesto que un afroamericano recién fugado no podía ser capitán de milicias, por supuesto que no podía ser cabildante, pero, estas redes multiculturales poderosas en el siglo XVIII van tratando de poner su gente de confianza en 3 lugares muy importantes porque revestían un inmenso poder, en los curitas de pueblo, se trataba de conversar al curita de pueblo, a la pequeña población porque el Cura era ojos y oídos del sistema, si el cura se ganaba de corazón para la causa de los de abajo el cura era un protector impresionante de los de abajo, se trataba de poner gente de confianza de los reyes en los cabildos locales y sobre todo se trataba de tener gente de confianza de los de abajo en los mandos medios de las milicias coloniales.
El gran tema es que no solo Artigas, muchos como él hicieron en la época lo que 100 años después hizo Chiquito Saravia cuando se metió de Comisario Colorado antes de la Revolución desde el gobierno de Iriarte Borda.
Ahí es un ejemplo claro, es más inmediato de ese hecho, pero esa vieja astucia campera del caudillo es lo que usa Artigas, la vieja estrategia.
Artigas puede hacerlo porque no es Canario, es Aragonés, la familia de Artigas es de la oligarquía y tanto que ninguno de sus hijos varones lo acompaña al Paraguay.
Su propia suegra que era su tía, porteña al máximo, no hablo del maravilloso pueblo porteño, hablo del gobierno logístico de la época, entonces la opción de Artigas es la opción de los 14 años, la opción de irse a la guerrilla, al mundo gaucho de irse al mundo de la montonera.
La opción de Artigas a los 30 y pico que desde el Ejército a veces se ha dicho “su vocación militar tardía”, ninguna vocación militar.
Artigas cuando puede jamás usa uniforme, lo sorprende Roberson en Purificación y dice “este señor, excelentísimo protector de la mitad Medio Mundo sentado en un cuero de vaca con una ropa humildísima”.
Lo sorprende a Larrañaga que hacía muchos años que no lo veía, que describe a Artigas en Purificación y dice en nada parece un General, no hay vocación militar ninguna, lo que hay es la capacidad de ocupar un cargo, yo te digo la verdad, hay una cosa que es muy importante para entender a este Artigas militar.
Cuando yo anduve a monte en el año 65 antes de irme del país a mí me salvó la vida una pareja de maestros más veteranos que yo que por error la dictadura no los destituyó.
Ellos escribían año de la orientalidad en sus cuadernitos, si algún día documentalmente se escribe la historia van a decir que eran agentes de la dictadura porque ¿dónde está el documento que diga que trabajaron clandestinamente y salvaron vidas y sacaron gente para Buenos Aires?.
Ocuparon un cargo, siguieron ejerciendo su magisterio bajo el control de los coroneles pero jugaron un papel importantísimo y hoy son maestros jubilados de una inmensa dignidad.
Entonces el tema es que el que diga que Artigas persiguió contrabandistas, que mientras en 1810 estallaba la Revolución de Mayo Artigas seguía siendo un militar convencido que me explique cómo los indios eran tan masoquistas, los negros tan tontos, los gauchos eran tan alcahuetes que entonces Artigas se da vuelta como una media en marzo de 1811 y los indios de 6 provincias, los gauchos de 6 provincias los afrodescendientes de 6 provincias lo rodean y no sólo en la victoria, lo rodean en la derrota, no lo abandonan más.
El problema acá es ideológico y es importante, alguna gente en la Universidad que no entiende este tema le está haciendo un favor a las FF.AA. que yo las respeto pero se equivocan.

artigas3

artigas5
Chury: Una cosa es concebir a Artigas a partir de la Batalla de Las Piedras y otra es concebirlo anteriormente…

Abella: Claro, fíjate una cosa, el ejército uruguayo, las FF.AA. uruguayas funcionarios del estado tienen en sus máquinas de guerra en lugar de la bandera nacional, la bandera de Artigas.
Hay hasta alguna apropiación de alguna escarapela para el lado militar, realmente el ejército uruguayo ¿nace en la batalla de Las Piedras?, si Artigas es un hombre con vocación militar que primero es contrabandista pero después persigue a sus amigos y hace la opción de lo militar y la Batalla de Las Piedras es un inicio podría entenderse así, ahora, si realmente la Batalla de Las Piedras es la culminación en que pueblos armados donde la minoría son orientales, entrerrianos, definen una opción federal de patria grande, multicultural y descentralizadora del gobierno conde los indios tengan el principal derecho, donde cada pueblo va atener derecho a tener sus armas entonces cuando uno piensa lo que es un proyecto multicultural para una patria grande entonces las FF.AA. uruguayas, brazo armado de funcionarios públicos, de un estado tapón que no es Artiguista y que no tiene ninguna visión Federal, ninguna definición por la descentralización, ninguna definición por la soberanía particular no tiene nada que ver con el artiguismo, entonces ¿quién es Artigas?, un joven que después de una vida azarosa se vuelve militar o es un hombre cuya verdadera opción es ser gaucho en el sentido de estar con los de abajo y que a partir del gaucho ocupa, está no donde quiere estar sino donde debe estar y que renuncia al uniforme y a la espada en cuanto puede para volver a usar el poncho y las ropas de un civil que organiza pueblos armados.
Artigas persigue a los indios, acá hay una trampa semántica, el ser indio no es patente de santidad, ni el ser español es ser agente de Satán, Artigas lo decía “hay malos Europeos y peores Americanos”.
Los indios son parte de los americanos, había indios enloquecidos por el alcohol, o embelesados que traficaban con esclavos, eran baqueanos de los esclavistas.
Artigas utilizó el poder que le daba ser oficial de Blandengues para poner orden en la campaña, pero siempre sirviendo a las tribus, apoyando a las comunidades indígenas, siempre apoyando a los humildes y operando en función de las redes populares articulando los enlaces.
Ahí sin dudas todo el episodio con Ansina es clarísimo, quiénes rodean a Artigas en la Liga Federal, qué es lo que le desespera a Oribe, lo que Oribe llama indisciplina militar de los patriotas es lo que Artigas llama multiculturalismo.
Los gauchos están ahí y al otro día están de pericón, un día están los afro orientales en la batalla pero al otro día tienen un ritual sincrético y Artigas con una infinita paciencia va articulándolo diferente mientras que la versión de Oribe es absolutamente napoleónica porque es un hombre de cuidad, de formación, después se siente muy bien con Rosas y con una enorme dignidad patriótica y no popular, ahí surge el Partido Nacional como defensa de los fueros de la soberanía y el federalismo pero contrario esencialmente al tema artiguista, salvo que algunos Blancos después se lo toman enserio, Leandro, Aparicio, pero lo primero que tiene que hacer un Blanco para tomarse en serio la consigna de Aparicio es enfrentarse al directorio, romper con el directorio y ponerse a la intemperie, quien puede ser investido por Cat, quien aunque no lo quiera tiene que apretarse la mano con Lacalle en un acto de embestidura ya está perdido porque no quedó a la intemperie como Leandro y Aparicio.

Chury: Felicitaciones por el invitado dice Marta, saludos para Gonzalo de Juan y María, felicito al entrevistado por lo que dijo ayer en el cine Plaza por el Moncada y si puede dar los nombres de los libros que hablan de Artigas pero de esa etapa del siglo XVIII…

artigas_2
Abella: El tema es doble, en primer lugar un concejo que yo doy, yo escribí sobre estos temas en la historia del Uruguay, pero lo más importante es volver a la fuente directa de los documentos artiguistas, solo que cuando uno lee los documentos artiguistas tiene que entender una cosa de época que es muy importante.
Artigas entre 1811 y 1816 hace una política muy amplia de alianzas donde no dice todo lo que siente.
El es hijo del fogón gaucho y el fogón gaucho es radical, mandatado por el fogón gaucho, por los indios, por los de abajo, él tiene que ir a negociar en el Cabildo con gente lecto escritora poderosa que a veces tiene esclavos.
Para no romper la alianza uno va advirtiendo en los documentos artiguistas como los enunciados de principio no se complementan siempre con el mismo radicalismo de la medida concreta, es claro en el Reglamento de Tierras donde dice “vamos a darles tierras hasta a los negros libres”.
Lo fundamental es volver a leer el texto artiguista y sobre todo entender porqué hasta 1816 los publican y lo que dice entre 1816 y 1850 hay que irlo a buscar al Paraguay, hay censura.
Cuando Artigas rompe la alianza con el sector vacilante y Artigas pasa a ser quien es realmente.

Chury: Cuando y porqué intereses la burguesía con las logias determinan que Artigas es el héroe reconocido del Uruguay y porqué Gonzalo…

Abella: Cuando ya están en condiciones de falsificarlo porque tienen el control de la escuela pública afrancesada, cuando tienen el control ideológico y creen que ese control ideológico va a pervivir, cuando ya hay una fuerte corriente inmigrante de origen europea sin memoria en las raíces del campo y la memoria que quedó en el campo, cuando se cree realmente que es una solución de compromiso usar la devoción popular que ha quedado como un rescoldo para hacer esa estatua horrorosa de la Plaza Independencia sobre un caballo de Condotieri y botitas con pompones, un caballito enrrulado para un hombre de 50 años, una espada larguísima y muy incómoda, cuando se logran las condiciones, se cree que la burguesía tiene el aparato de distorsión ideológica para mentir entonces se lo puede endiosar, pero en última instancia si sobre Jesús hay dos lecturas, también las hay sobre Artigas.

Chury: Yo no quiero dejarlo ir a Gonzalo sin preguntar algo que siempre me apasionó y no está distante de lo que estamos hablando, al contrario, decir algo sobre Felipe Varela…

Abella: El gran tema es que Felipe Varela es el Che Guevara de la segunda mitad del Siglo XIX, un gaucho montonero que cuando viene la guerra del Paraguay, él, con la consigna de “Viva el Paraguay Independiente, Viva la Federación Americana”, hostiga al ejército de Mitre, le hace la vida imposible al ejército argentino, libera gauchos que van a buscar a sus mujeres y los lleva a lo impenetrable del Chaco a hacer cooperativas agrarias, por eso la historia argentina siempre lo calumnió.
Es la falsificación ideológica en la que la gente cae después ingenuamente.
Con Felipe Varela se hace la otra estrategia de la burguesía, con Artigas se lo falsifica, con Felipe Varela se lo anatemiza, pero Felipe Varela es un glorioso combatiente latinoamericano de la estirpe de Artigas y Leandro Gómez, es un continuador de esa gesta que no empieza con Artigas y no empieza con Tupac Amaru, empieza mucho antes y que continúa con los zapatistas mexicanos, es la misma gesta.
Hasta su asesinato por el infame General Rocca Felipe Varela es uno de los héroes inmortales.

Chury: El era el fundador de la Unión Americana, yo leí que la Unión Latinoamericana tenía representantes en Uruguay…

Abella: El tema tiene que ver con esa dualidad que siempre tuvo el Partido Nacional, un directorio que siempre claudicó, que siempre estuvo al servicio del poder y gente de abajo que se tomaba enserio el discurso blanco, un discurso impresionantemente fuerte, telúrico y que siempre a la intemperie se conectó con las mejores causas americanas.

Chury: Un saludo a Gonzalo de Carlos y te pregunta Javier si la entrega de la espada en la Batalla de las Piedras fue verdad y quién era el Cura…

Abella: Vamos por partes, es un tema muy largo, pero la Batalla de Las Piedras es importantísima, porque Montevideo tenía una coyuntura política muy complicada, estaba por un lado Buenos Aires de donde no podía venir apoyo porque estaba en manos de los patriotas, el Rey de España era prisionero de Napoleón, entonces el control de la campaña pasaba por el control del arroyito de Las Piedras, por el oeste el Río Santa Lucía no daba paso, por el este los bañados de Carrasco, quien controlaba el arroyito de Las Piedras controlaba el poder.
En ese contexto, es muy claro, Artigas no solo les da clemencia para los vencidos y manda curar a los heridos, los deja libres.
Lo que desde el punto de vista de la guerra regular de un hombre con vocación militar es un absurdo, solo se queda con la espada y solo se queda con la espada para que el otro no vaya a contar que ganó él porque fotos no había, pero hay que entender esto, Artigas es enemigo de todo acto de violencia siempre que puede evitarlo, lo que no significa que después tuvo que hacer como Fidel, tuvo que fusilar a Perugorría en 1817 porque no le tiembla el pulso cuando viene la invasión portuguesa, cuando se trata de la causa de los pueblos Artigas no vacila, incluso en fusilar.
Pero cuando puede eliminar la opción militar, su vocación antimilitarista es lo esencial y yo creo que además la Batalla de Las Piedras en ese sentido es un símbolo de muchas cosas que confluyen, a veces dicen que una gota de agua en su esfericidad refleja el Universo.
La Batalla de Las Piedras refleja un antes y un después y ahora lo que es la arteriosclerosis, mirá que he leído de la vida de aquel cura, un cura interesantísimo, pero cuando se acabe el programa de seguro me sale.

Chury: Con el motivo de revelar ese nombre Gonzalo Abella cualquier tarde de estas va a volver para charlar un poco más, gracias por haber venido, siempre es valioso y siempre con cosas que nos llevan a una variable interpretativa de lo que hemos venido aprendiendo a lo largo de la vida…

Abella: Feliz, además charlando contigo siempre se aclaran las ideas y con los oyentes, pero más que estos programas necesitamos debates, intercambios respetuosos de ideas con la gente que piensa diferente.

Chury: No sabes cuántas veces los buscamos nosotros los debates, pero en el 98% de los casos se nos contesta que no hay nada para debatir porque cada cual debe estar en su lugar haciendo lo que tiene que hacer, es una pena, pero es la verdad.
Te agradezco Gonzalo…

Abella: Un abrazo.

 







artigas_6

Antes de seguir, repasemos lo que sabemos de J. Artigas:

  • Era un pendejo rebelde y lo expulsaron de la escuela a los OCHO años.
  • Vivió rodeado de gauchos malandras (ergo CANARIOS) y aprendió todo sobre ellos.
  • Le daba a la ginebra como quien le da al control remoto (calculen).
  • Era milico, y encima a sueldo de los porteños.
  • Como tenía un sueldo de mierda, se dedicaba al contrabando part-time.
  • Nunca escuchó hablar de la monogamia (aunque era casado, ver abajo).
  • Se casó con su PRIMA (Tenía ancestros provenientes de Shellbyville).
  • Abandonó a su esposa, quien terminó viviendo en la calle.
  • Ganó las primeras batallas pero al final le rompieron el culo.
  • Se cansó de tratar de hacer algo decente con una provincia manejada por gente mediocre y por desquite se terminó yendo ni más ni menos que a PARAGUAY.

Si, mi visión de Artigas es bastante cínica, pero lo prefiero así. El tipo todavía me parece admirable, pero no era ningún santo, mas bien, Artigas era un veterano en el arte de vadear ríos de mierda construidos por él mismo.

De EL TESORO DEL PAÍS DEMASIADO GENEROSO en diosnoslibre.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s