Publicado en Ética, Economía, Filosofía, Historia, Política, Seguridad, Trabajo

Igualdad y equidad: definiciones

DISTRIBUCION DEL INGRESO, EL MERCADO Y EL ESTADO

La definición más común de equidad social refiere a la distribución de la riqueza y de los recursos entre los miembros de una sociedad. Para ello existen distintos criterios.  

Parafraseando una sentencia aristotélica, puede ser tan injusta la desigualdad entre iguales como la igualdad entre desiguales. Esto implicaría que si dos personas se encuentran en condiciones similares no sería justo tratarlas de manera diferenciada, pero también podría ser injusto tratar de la misma forma a dos personas que se encuentren en condiciones muy distintas.

El concepto de igualdad remite a una idea aritmética de repartir en partes iguales dividiendo lo que se ofrece por la cantidad de personas que reciben. Si esas personas parten de situaciones muy diferentes (condición inicial) esa repartija aparentemente equitativa podría estar convalidando la desigualdad de origen de cada individuo. Así, la distribución “igualitaria” en una situación de desigualdad originaria podría ser inequitativa.

El concepto de equidad, en cambio, lleva implícita una idea de justicia en relación con una situación deseable acordada previamente y valorada como tal. Esa situación objetivo implica el acuerdo previo con base en valoraciones sociales expresadas a través de mecanismos participativos que la legitimen por consenso. En las sociedades contemporáneas esos mecanismos derivan en su mayoría de procesos políticos definidos democráticamente.

Hay varias maneras de consensuar una situación objetivo desde el punto de vista de la equidad social. Las más comunes refieren a la distribución de la riqueza y de los recursos entre los miembros de una sociedad. Para ello existen distintos criterios, entre los que se destacan:

Es acceder en igualdad de condiciones no sólo a una alimentación sana sino también a servicios sociales básicos de calidad en salud, educación y vivienda, y una vejez sin carencias.
Acceder en igualdad de condiciones a una alimentación sana y a servicios sociales básicos de calidad en salud: educación, vivienda, una vejez sin carencias.

– A cada uno según su contribución a la producción de los recursos.

– A cada uno según su productividad y eficiencia en ese proceso.

– A cada uno según sus necesidades, independientemente de su contribución.

Los tres llevan implícita alguna valoración “subjetiva” de justicia. El primero considera justo que la distribución se haga en proporción directa al esfuerzo que realiza cada miembro de la sociedad, dando más a quien más contribuye y menos al que lo hace en menor medida. El segundo no sólo toma en cuenta el esfuerzo sino también la eficacia de ese esfuerzo, premiando más a quienes resultan más eficientes en la aplicación de ese esfuerzo. Y el tercero plantea que, más allá de la contribución que pueda hacer cada miembro, la sociedad debe ser capaz de garantizar a cada uno lo elemental para su subsistencia en condiciones dignas.

Los dos primeros criterios, si bien proponen una idea de “justicia proporcional” (a mayor esfuerzo y/o eficiencia, mayor remuneración) responden a una visión individualista de la distribución de recursos que no se compadece de los efectos sociales en la distribución desigual de la riqueza que resultaría con el paso del tiempo. Por eso, el reparto inicial según esfuerzos y/o eficiencia llevará, tarde o temprano, a tener que aplicar medidas que ya no serán de igualdad (entre desiguales) sino de equidad para morigerar las diferencias.

El tercer criterio responde al principio de que en una sociedad “justa” todo el mundo tiene derecho, por el solo hecho de nacer en esa sociedad, a recibir un mínimo de condiciones para una vida digna, independientemente de la condición de origen de su núcleo familiar. Parte de la idea de que nadie puede elegir el lugar y el momento de su nacimiento y por lo tanto no tiene por qué sufrir los efectos de una distribución desigual previa de la riqueza. Nadie debería nacer condenado a la pobreza desde la cuna.

El único ente que puede garantizar este mínimo de protección social es el Estado, mediante una política de reasignación de recursos que permita una distribución de los mismos diferente a la distribución original de la riqueza. Los mecanismos para esto son múltiples y se basan fundamentalmente en las políticas tributarias progresivas y en asignaciones que aseguren el ingreso mínimo para una vida digna a todos desde el nacimiento. Bajo esta concepción de “derecho a una vida digna” los receptores de las asignaciones dejan de ser beneficiarios para pasar a ser derecho-habientes de las mismas.

PROTECCIÓN SOCIAL: reasignación de recursos, distribución diferente a la original de la riqueza.
PROTECCIÓN SOCIAL: reasignación de recursos, distribución diferente a la original de la riqueza.

La definición de una política de equidad debería basarse en una combinación adecuada de estos criterios básicos, ya que si se asentara en uno solo de ellos podría generarse una situación de desigualdad progresiva, en un extremo, o de falta de incentivos para premiar los esfuerzos y la eficiencia, en otro extremo. En términos generales podría esperarse que los primeros dos criterios se basen en las “leyes de mercado” mientras que el tercero surgiera de una política estatal muy activa que garantice un mínimo de protección social para todos los habitantes.

Sin embargo, los mercados en muchos casos generan desigualdades injustificadas, no basadas en la retribución proporcional al esfuerzo o la eficiencia, sino producto de posiciones dominantes que limitan el libre acceso, la transparencia y la competencia, presupuestos básicos para que sean asignadores eficientes de los recursos. Entonces, la intervención del Estado en pos de una política de equidad no sólo debe ser posterior a la acción de los mercados sino que también debe ser previa o concomitante para evitar inequidades derivadas del mal funcionamiento de los mismos.

¿Cuál es la combinación adecuada de estos tres criterios para una política de equidad? Eso es algo que debe definir cada sociedad en función de los objetivos políticos prevalecientes expresados democráticamente. En principio, el tercer criterio de equidad no debería adquirir tal importancia que desalentara la “cultura del trabajo”. Garantizar una vida digna no implica brindar lujos ni opulencia; pero sí poder acceder en igualdad de condiciones no sólo a una alimentación sana sino también a servicios sociales básicos de calidad en salud, educación y vivienda, y una vejez sin carencias. Esto implica:

– Equidad no es sinónimo de igualdad; las políticas de equidad pueden y deben basarse en medidas desiguales para morigerar desigualdades ya establecidas.

– Las políticas de equidad deberían orientarse a sostener una igualdad básica: la de todos los individuos a tener una vida digna como un derecho adquirido desde el momento mismo de su nacimiento y hasta su muerte.

– Para ello el Estado debería garantizar una protección social mínima a todos sus habitantes basada en una alimentación sana y servicios sociales básicos de calidad.

– La política de equidad debe velar también, de manera preventiva, por el adecuado funcionamiento de los mercados en condiciones competitivas, para evitar situaciones de inequidad derivadas de posiciones dominantes.

Texto de  Daniel E. Novak

Edición Graciela Slekis

Los recursos que hoy se les traspasan a diferentes ONGs (junto a su porcentaje de administración), los tendrían dichos organismos fortaleciendo a la educación en su conjunto. Debemos comenzar un proceso de “desoenegización” creciente de la política pública.
Los recursos que hoy se les traspasan a diferentes ONGs (junto a su porcentaje de administración), los tendrían dichos organismos fortaleciendo a la educación en su conjunto. Debemos comenzar un proceso de “desoenegización” creciente de la política pública. Ver. 

 

Publicado en Arte, Ética, Formación, Instituciones, Padres, Psicología, Tecnología

Matématica de Casavalle

 

 Olimpíadas escolares

Campeones  a nivel nacional y fuera de fronteras

 

En Casavalle funciona un centro de educación privado que usa el poder de la cultura para incidir en zonas carenciadas, con programas de enseñanza de alcance social, como las Olimpíadas de Matemática, en escuelas públicas.

Avanzando por avenida San Martín, después de pasar por los palomares de Aparicio Saravia y cruzar la calle Domingo Arena, una cuadra antes de la vía ferroviaria, a la derecha, un cartel anuncia las instalaciones del Centro Educativo Los Pinos.

Matemática para todos

A fines del siglo pasado allí había un terreno privado que sin embargo era usado como vertedero de basura. Hoy existe un estupendo complejo al que se accede después de andar junto a dos canchas de fútbol que la institución, de origen católico, mantiene abiertas para el uso de la comunidad vecina.

En 1998 sólo había una casa habitada por los cuidadores del terreno. En 2000 se construyeron los primeros salones. En 2002, con donación del gobierno alemán, un edificio de dos plantas, cada una de 400 metros cuadrados. En 2005 quedó inaugurada en el ala derecha una sobria capilla, en donde se realiza una sesión de catequesis, una vez a la semana, sin que esté impuesto concurrir, puesto que no es requisito ser católico para ingresar como estudiante o funcionario.

Entre los programas que se llevan adelante en Los Pinos, organización no gubernamental promovida por el Opus Dei, durante la tarde hay un Club de Niños, que asisten a la escuela o el liceo por la mañana.

En varios de los salones, realizan los deberes, reciben clases de informática, practican deportes o participan en talleres de guitarra o teatro, a lo largo de cuatro horas y media diarias.

Por las mañanas funciona otro programa, llamado Projoven, en convenio con el Ministerio de Trabajo, y desplegado en contacto con la Junta Nacional de Empleo y el INJU. Está destinado a muchachos de 18 a 29 años que no han terminado su ciclo de estudios y deben salir al mercado laboral.

A ellos, que residen desde Casavalle hasta Piedras Blancas, se los capacita durante cuatro o cinco meses y se intenta insertarlos en industrias que operan en el área de influencia, que no son pocas, y van desde la producción alimenticia hasta la química.

El predio, que comprende 7 hectáreas y en su fondo presenta una especie de parque-plaza arbolado con algunas especies nativas y equipado con diversos juegos de gimnasia, está rodeado por unos cuantos asentamientos, como el 1° de Mayo o Tres Palmas, cuyos pobladores han convenido en los hechos una convivencia ejemplar, reconociendo su pertenencia a los programas de Los Pinos, y valorando toda la infraestructura que esta ONG pone a su disposición. Por año, dicen las estadísticas, no se ha robado allí, más que una bicicleta.

 

LAS OLIMPÍADAS

Desde el 2006, en Los Pinos se implementó el plan Olimpíadas de Matemática de Casavalle, cuyo objetivo es despertar el gusto por la disciplina, primero a partir del juego, pero después proponiendo mayores niveles de exigencia, que llegan a demandar los propios niños.

-Profesor Bentancor: ¿Matemática o matemáticas?

-Es bien interesante la cosa. Según la Real Academia Española, a partir del año pasado, lo correcto es decir en singular: matemática. En nuestro propio logo se ve de las dos maneras, porque hemos tenido que realizar la variante.

-¿Cómo empezó la historia de las Olimpíadas?

-Yo trabajo acá desde el 2002; vine como profesor para dar apoyo liceal. Tenía contactos con las olimpíadas desarrolladas a nivel nacional, fui jurado a nivel internacional también. Entonces propuse la posibilidad de extender una red que nos vinculara con las escuelas públicas de la zona. Al comienzo participaron 9 escuelas y 180 niños. Este año llegamos a contar con 95 escuelas y casi 14.000 niños, y 557 maestros. Siempre trabajé con adolescentes pero desde hace siete años que lo hacemos con niños. Me he venido especializando, pero en problemas que son de la olimpíada y no curriculares. Hay que tener en esto gran capacidad para relacionarse, para trabajar con el otro.

-El programa Projoven va destinado a gente de los barrios cercanos, pero el de las Olimpíadas se ha extendido mucho. ¡A cuántos barrios?

-A 31 barrios de Montevideo; llegamos hasta el Cerro y este año, hasta Playa Pascual. Y también hacia el este, a la escuela 175, antes de salir al puente, por Avenida Italia, cerca de un asentamiento importante.

-¿Cómo llegan los escolares a integrarse?

-Por ser una ONG, la institución permanece cerrada sólo 20 días. Empezamos a planificar el calendario en febrero, tenemos circuitos. Por ejemplo el de Sayago, con 8 escuelas. Otro en el Centro, con 15 escuelas, algunas de la Aguada. Otros en Camino Carrasco, en camino Maldonado. Y el más grande, que es el de esta zona de Casavalle, con 40 escuelas. Con un equipo de seis compañeros damos un taller en todas las escuelas, en marzo y abril. A cada circuito vamos tres veces, una por grado: 4°, 5° y 6°. Por circuito se suma a unos doscientos niños, que deben ayudar a multiplicar la actividad en sus clases. De pronto no son los mejores en matemática, pero sí como comunicadores, motivadores. En otros países, como México, se hace online, pero no me parece productivo.

-¿Por qué?

-Lo presencial es lo mejor. Para los niños de acá, viajar quince cuadras en ómnibus ya les resulta una formidable apertura de cabeza, porque no suelen salir de su barrio.

-¿Se sabe de qué barrios proceden los niños que llegan a las finales?

-Sí, tratamos de que lleguen de todas las escuelas, aunque no existe un propósito de establecer un ranking.

“Tratamos de que lleguen de todas las escuelas”

La competencia en matemática es un plan social

 Más de 2.000 personas estuvieron en la entrega de premios de las Olimpíadas de de Casavalle, realizada el pasado martes en el recién inaugurado gimnasio de Los Pinos. Fueron 670 los niños que recibieron diplomas de finalistas, menciones de honor o medallas de bronce, plata y oro. Entre las escuelas más premiadas estuvieron la 250 de Parque Posadas, la 136 de Aires Puros, la 36 de la calle Millán y la 52 de Sayago. Por mayo, después del trabajo en las aulas, los niños que promueven los maestros, con fortalezas en matemática, avanzan a una instancia que se realiza en instalaciones de Los Pinos. En 2012, enfrentaron actividades individuales 1.800 niños, 600 por grado (4°,5° y 6°). La institución organizadora contrató, como en cada año, los ómnibus para todos los traslados. Primaria apoya la Olimpíada en forma creciente, aconsejando a los maestros para que participen. Pero no económicamente. Los recursos provienen de distintos auspiciantes. Los triunfadores han comenzado a tener éxito también en las Olimpíadas de carácter nacional, que son muy competitivas en términos académicos. Se preparan desde julio a octubre, en catorce talleres. En 2011 se presentaron 50 niños y 34 llegaron a las finales de todo el país. Se obtuvo oro y plata en 4°, 5° y 6° año, y también en 1° de liceo. Asimismo, de las Olimpíadas de Casavalle salió Micaela Martínez, una adolescente que hoy cursa 5° año científico de Secundaria y clasificó para la Olimpíada del Cono Sur, a disputarse en Perú. También fue oro en Córdoba, en 2008.

 

El País Digital
Publicado en Economía, Energía, Interior uruguayo, Tacuarembó

Sapo en su propio pozo

A 250 kilómetros de Montevideo y de la frontera con Brasil, sobre ambos lados de la ruta 5 y a orillas del Río Negro, se encuentra Pueblo Centenario, una pequeña localidad de alrededor de 2.000 habitantes. La mayor parte de su población laboralmente activa tiene un empleo público, generalmente en la órbita del Ministerio de Defensa Nacional o del Interior. Otros tantos dependen del pueblo vecino Paso de los Toros, ubicado al otro lado del Río Negro, en el departamento de Tacuarembó. “Es un pueblo muy tranquilo que está en una zona del país muy privilegiada”, dijo  Miguel Denis, secretario de la Junta Local de Pueblo Centenario.

Fue allí que, luego de años de búsqueda, se encontró un acuífero de aguas termales. En diciembre del año pasado, una máquina perforadora llegó a los 380 metros de profundidad y logró dar con el agua termal que pudo verse salir con una gran presión, elevándose varios metros sobre el suelo. “Es probable que se trate de un acuífero de origen marino. Eso lo confirmarán los estudios geológicos que determinarán la edad del acuífero, que se estima que ronda los 400 millones de años. Tenemos como referencia un pozo que se hizo en Rincón del Bonete cuando se implementó la represa hace como 60 años. De allí salía agua calentita y a partir de eso se pensó que había agua termal. Ese pozo lo mandamos a analizar, sabemos que se trata de agua salada, que tiene sulfato de magnesio y sales de calcio, propiedades excelentes con fines terapéuticos. Con ese estudio podemos adelantar que se trata de un acuífero con características muy similares, pero aún falta hacer algunos estudios del perfil del suelo”, señaló en diálogo con la diaria Wilson Ramírez, uno de los impulsores del proyecto termal.

Se trata de un acuífero de agua salada e hipotermal, según la catalogación, ya que su temperatura ronda los 25 grados. “Son distintas a las termas de Salto y Paysandú, que se nutren del acuífero Guaraní. Probablemente haya una similitud con las termas de Almirón, ubicadas en Guichón [localidad del departamento sanducero], porque también son saladas”, indicó.

Pozo vacante

La búsqueda del acuífero había comenzado hacía unos diez años, tomando como referencia el pozo existente en Rincón del Bonete, del cual salía agua tibia y salada. En ese entonces se creó un grupo de 13 personas, algunas de Pueblo Centenario y otras de Paso de los Toros, interesadas en llevar a cabo un proyecto turístico termal luego de dar con el lugar.

“En principio pensábamos desarrollar el proyecto en el campo de uno de los integrantes del grupo, en Tacuarembó. Nos invitó a trabajar juntos, hicimos los distintos estudios preliminares y los estudios económicos nos decían que no era rentable en ese lugar, trasladamos la idea a Rincón del Bonete y por distintas razones tuvimos que sacarlo de allí y proyectarlo en un padrón privado que compramos en Centenario sobre la orilla del Río Negro, a un kilómetro y medio de la ruta 5. Creamos una sociedad anónima que es propietaria del proyecto, del predio y del pozo. Tuvimos suerte en dar allí con el acuífero”, contó Ramírez. El predio es de diez hectáreas y mediante el proyecto, denominado Termal Marino del Hum, se piensa desarrollar un centro turístico que incluya un hotel cuatro estrellas con 40 habitaciones, 20 bungalows con servicio de piscina, un parque acuático, un campo de deportes y un espacio para el público itinerante.

Según Ramírez, los permisos para el proyecto están en trámite. “Está pendiente la habilitación de la Dirección Nacional de Medio Ambiente para la explotación turística y de aguas subterráneas. Ahora estamos haciendo los permisos y estudios pertinentes en relación con la característica del suelo, para ponerla exenta de inundaciones porque el terreno tiene niveles muy bajos y hay que nivelarlo. También mandamos a hacer un estudio sobre el impacto socioeconómico de Pueblo Centenario y Paso de los Toros, que aún no está pronto”, señaló.

A su entender la iniciativa es viable ya que tienen “todo a favor”, además de que “a los políticos les sirve muchísimo porque se reactivaría un lugar que está muy pauperizado,   no tenemos mucho desarrollo agropecuario ni industrial pero tenemos las condiciones ideales para hacer desarrollo turístico. El intendente de Durazno nos ha dado todo el apoyo porque lo ve como algo importante para la región”. Según indicó, hay “dos o tres inversores que están estudiando la rentabilidad del negocio. Es un tema de ponerse a hablar de números nada más”. Llevar a cabo el proyecto tal cual está pensado, según Ramírez, costaría alrededor de 15 millones de dólares. Consultado sobre cómo piensan vender el proyecto que hasta ahora sólo cuenta con un pozo y un terreno sin que otro tome la idea y la desarrolle en otro lado, Ramírez explicó que “hay permisos y reglamentos que impiden que se haga otra perforación a menos de tres kilómetros a la redonda del pozo existente”. Además hay alrededor de 30 oficinas estatales involucradas de alguna manera en este proyecto.

Al centro y adentro

El intendente de Durazno, Benjamín Irazábal, dijo a la diaria que el proyecto termal está en vías de ser declarado de interés departamental. “Es muy interesante. Si bien el agua no sale a la temperatura adecuada, hoy está en 25 grados y dicen que cuando se purgue va a subir a 28, pero se puede calentar por procedimientos solares u otros medios para alcanzar los 38 grados”, señaló y agregó que “es importante entusiasmar a inversores para que desarrollen el proyecto”. “Esto va a cambiar el turismo en el centro del país. Van a ser las termas más cercanas a Montevideo y a 250 kilómetros de la frontera con Brasil. El predio está sobre el Río Negro, lo que permite asociar al turismo termal los deportes náuticos, la pesca y la playa. Estaríamos integrando un circuito turístico que unirá a Durazno, Centenario, Paso de los Toros y San Gregorio de Polanco. Tenemos una gran expectativa y esto puede ser el puntapié inicial”, opinó. Consultado sobre la posibilidad de que la intendencia participe como inversionista del proyecto, Irazábal dijo que “en principio va a colaborar con la gente que está llevando adelante el emprendimiento para el pago de la perforación que ya se realizó. También estamos dispuestos a participar, en el marco de la ley de participación público-privada, si es necesario para llevar adelante el desarrollo de la zona”. Además apuntó que “la intendencia va a facilitar y a ayudar a hacer gestiones ante distintos organismos públicos y mejorar la caminería. Sin duda alguna que este proyecto camina solo si llega a viabilizarse, porque los diferentes proyectos termales del país han funcionado sin el apoyo importante de la intendencia”. Por otra parte, explicó que ha habido un importante crecimiento en Pueblo Centenario. “Se están radicando importantes inversiones, se está construyendo un aserradero que va a estar funcionando en breve, hay un proyecto de construir un frigorífico e inversiones de desarrollo de energía eólica. Esto independiente de la iniciativa termal; los inversores han descubierto la ventaja de estar en el centro del país”, dijo.

Sapo en su propio pozo

La localidad de Pueblo Centenario ha comenzado a reactivarse gracias a las distintas iniciativas pero es en el proyecto termal que sus habitantes fijan la mirada. “Las expectativas son muy grandes. Era un sueño anhelado que teníamos, no sólo con las termas sino con algún emprendimiento que permita un desarrollo laboral, porque los jóvenes estaban emigrando debido a la falta de trabajo.

Cayó como un tesoro del cielo; la gente ya anda con otra alegría, esperando el comienzo de todo esto. Se han instalado muchos comercios de los que la localidad carecía. La explosión de la zona ha estado relacionada con el asunto del proyecto termal. Hemos recibido a diario llamadas de distintos departamentos por consultas sobre terrenos y sobre la veracidad del proyecto termal. Ha sido una explosión tremenda, terrenos que antes valían 2.000 o 3.000 pesos hoy están costando no menos de 5.000 dólares un padrón normal y de ahí para arriba, y se está vendiendo”, dijo Denis. Consultado sobre la posibilidad de que se generen expectativas en torno al proyecto termal que luego se vean frustradas si no se concreta, comentó: “Antes de haber salido el agua yo tenía miedo pero tenía gran fe; cuando apareció y vimos que tenía esa temperatura y era salada, ya la pelota estaba en la cancha y hay que saber jugar”. Según Ramírez, Termal Marino del Hum podría generar entre 150 y 200 puestos de trabajo. Por otra parte, señaló que “habrá que capacitar a la gente; se necesitan guías turísticos, recepcionistas, entre otros, y eso sólo se puede hacer a través de Paso de los Toros. En ese sentido, logística y comercialmente, va ser el lugar más beneficiado y de eso hemos tratado de convencer al intendente de Tacuarembó”.

Juan José López, alcalde de Paso de los Toros, dijo a la diaria que su municipio “ha dado todo el apoyo” al grupo que lleva adelante el proyecto. “Creemos que en un par de años esto va a cambiar la vida de nuestra ciudad junto con otros emprendimientos que se están desarrollando en Tacuarembó. La gente tiene grandes expectativas; no hemos creado muchas ilusiones porque estas cosas a veces se pinchan, pero desde que se hizo este pozo hay muchas más posibilidades”, opinó.

Sergio Barceló vive en Pueblo Centenario donde tiene instalado, desde hace varios años, un almacén. Tal como contó a la diaria, el proyecto termal “ha cambiado al pueblo”. “Hay más ánimo, se compran terrenos y todos están pendientes de eso. Estamos enloquecidos”, sostuvo.

“Es lo único que puede salvar al pueblo; si todo está muerto, es la salvación para todo el mundo. Yo tengo esperanza en que eso va a salir. Cada vez que viene alguien le muestro el proyecto que se puede ver en un video en internet y le digo: ‘va a salir, va a salir’”, enfatizó.

Según Silvia Olveira, otra habitante del lugar y dueña de una peluquería en Paso de los Toros, “está bárbara la iniciativa, porque es un pueblito muy chico y es muy positivo para poder conseguir más puestos de trabajo”. Otro vecino de la zona, Hildo Rodríguez, que es militar retirado, coincidió con Olveira en que brindará más puestos de trabajo, que “es lo que necesita la zona”. “Tengo nietos estudiando y me gustaría que no se fueran, ojalá puedan seguir viviendo acá. El proyecto valoriza muchas cosas, incentiva el comercio; supongo que será una fuente de trabajo para los jóvenes, eso es importantísimo. Dios quiera que salga, sobre todo para retener a nuestros hijos y nietos. La gente está muy entusiasmada”,concluyó. ■

Inés Acosta – La Diaria