Publicado en Adicciones, Ética, Formación, Interior uruguayo, Padres, Psicología, Tragedia

El niño que denunció a su madre

“A tus hijos no te los quitaron, vos los cambiaste por la droga”

 VALIENTE NIÑO

Fue a una comisaría llorando y dijo a los agentes que ya no quería vivir con su progenitora. Además, pidió protección para sus dos hermanos, uno mayor de 11 años y el más chico de un año y medio. Afligido, el niño se mostró especialmente preocupado por el menor. Allí habló de la adicción de su madre y de su temor de que sea envenenado por el consumo de drogas.

Drama en Mercedes

Director del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) de Soriano, Horacio Perazza

Poco después que el INAU retiró a los niños de la casa, la madre adicta “dijo que le quitaron a sus hijos y yo le aclaré que en realidad ella prefirió cambiarlos por droga”, afirmó la abuela del niño de 10 años, que pidió ayuda a la Policía de Mercedes.

“Quiero mucho a mi mamá, pero así no podemos seguir viviendo”, dijo llorando el niño de 10 años a los policías de una seccional a la que fue a la una de la madrugada del lunes pasado con la “tuca” de su madre como prueba de que es adicta.

La comunidad mercedaria está conmovida por el caso del niño que denunció a su madre -adicta a la pasta base- para defender a sus hermanos. El jefe de Policía de Soriano, Washington Curbelo, destacó la respuesta inmediata de todo el sistema que derivó en que los niños estuvieran rápidamente a cargo de una familia sustituta.

“Antes de retirar a los niños estuve conversando con la mamá, con la abuela y una tía abuela. La madre demuestra el amor por sus hijos y un gran dolor por el desprendimiento, pero le dije que era posible recuperarlos en la medida que se rehabilitara”, explicó el director del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) de Soriano, Horacio Perazza.

El niño de 10 años contó que era víctima del maltrato de su madre y que temía por la salud de su hermano de 18 meses.

LA ABUELA

Nancy Márquez, de 53 años, es la abuela de los niños. Como fue operada por una deficiencia cardíaca y padece las consecuencias de un ataque de hemiplejía no pudo hacerse cargo de sus nietos.

Hoy sufre por su familia: por su hija que lo ha perdido todo y va de mal en peor y principalmente por sus nietos que se los llevaron ayer de madrugada, mientras dormían, por el tormento que estaban viviendo y del que ella era consciente.

“La verdad que es un momento angustiante. Me daba cuenta de que se drogaba, pero ella me decía que no, nunca lo aceptaba”, y reconoció que por los niños “esto no podía seguir así”.

Nancy cuenta que, mientras vivieron en Montevideo, su hija pudo salir de la adicción, “pero fue venir a Mercedes y el consumode pasta base fue aún peor que antes”.

Con lágrimas en los ojos reconoció que su nieto hizo algo que debía haber hecho ella. “Él me dijo que iba a denunciar a su mamá a lo que yo le dije: `Si usted lo ve bien, hágalo m`h ijo. Para mí está bien`. Nosotros no tuvimos el coraje que tuvo él”, reflexionó la abuela en diálogo con El País.

“Esto tenía que haberlo hecho yo”, dijo Nancy y, ante la consulta de por qué efectivamente no radicó denuncia, explicó que hace 15 días tenía decidido presentarse ante la Policía, “pero mi hija llorando me suplicó que no fuera”.

Además, sostuvo que tenía pensado mudarse a Montevideo con el nieto más grande.

“Por el mismo drama estuvo a mi cargo hace cuatro años, cuando una jueza de Montevideo lo dio a mi cuidado”, explicó Nancy.

Contó que el nieto que hizo la denuncia es un niño “muy despierto” y siempre les reclamaba a sus familiares mayores por la vida que les hacían llevar. “Yo no quiero seguir viviendo así. Prefiero estar en el Iname (actual INAU)”, les decía permanentemente a su abuela y a su tía.

DIONISIO DÍAZ

El director del INAU de Soriano contó a El País que al momento de ingresar a la vivienda del barrio Cerro para “rescatar” a los otros dos pequeños, se le representó la imagen de Dionisio Díaz, el niño que en 1929 salvó a su hermana de su abuelo, que minutos antes había matado a su madre, en Treinta y Tres.

Era una noche gélida y estaba desabrigado. La guardia quedó perpleja por lo que escuchaba de la boca del niño. No tanto por la situación en sí, sino por la claridad de los conceptos, la madurez empleada y la valentía de presentarse a pedir ayuda para sus hermanos, sabiendo de las consecuencias que esto traería para su madre.

El niño, además, les reconoció que en la escuela no estaba “andando bien” porque no dormía correctamente y le avergonzaba que en la clase sus compañeros se burlaran de él, porque sabían “en lo que andaba” su mamá.

Además, les contó que tenía especial preocupación por su hermano de 18 meses que aún estaba siendo amamantado. “Mi hermanito más chico todavía toma teta y lo puede estar envenenando”, contó afligido.

Para las autoridades del INAU, este hecho constituye “un caso inédito”.

“Diariamente asistimos a situaciones complejas donde generalmente los padres o vecinos vienen a denunciar hechos que están viviendo producto del consumo de sustancias, pero nunca había pasado con un niño hacia su mamá. Pero además, en este caso, el niño considera que es imprescindible la recuperación de su mamá porque no es que la deje de querer, sino que reconoce que está inmersa en una problemática de consumo que genera vulnerabilidad en los niños”, afirmó el funcionario de INAU.

En esa misma línea opinó el jefe de Policía, un funcionario con 40 años de trayectoria en el Ministerio del Interior: “Estamos acostumbrados a recibir denuncias de padres por hijos que son adictos y ocasionan multiplicidad de problemas a nivel familiar. Pero esto es una situación insólita”, afirmó el jerarca policial.

Curbelo informó que ahora están “empezando a dilucidar todo el tema que tiene ver con las acusaciones para determinar si hubo omisión de los deberes inherentes a la patria potestad o también un caso de violencia doméstica”. El jefe de Policía consideró que lo “más importante es apoyar y ayudar a esa madre adicta que, según tengo entendido, ha querido salir muchas veces de este flagelo de la droga y no ha podido por sí sola”.

 El País Digital

Anuncios
Publicado en Adicciones, Ayuda, Ética, Economía, Formación, Instituciones, Interior uruguayo, Padres, Psicología, Seguridad, Tragedia

Las 15 medidas

URUGUAY PIONERO EN EL MUNDO

Son 15 medidas para desactivar la violencia asociada al narcotráfico, pero la “bomba” es que el Estado tendrá el monopolio del cultivo y venta de marihuana

Legalizar, producir y distribuir marihuana, una propuesta pionera en Latinoamérica, la región que paga con más sangre la lucha contra las drogas.

Latinoamérica, la región que paga con más sangre la lucha contra las drogas

 

,



Las 15 medidas

a) Reparación a las víctimas de delito con la constitución de un Fondo Nacional de Indemnización a las víctimas de delitos violentos (pensiones u otras alternativas para familiares).

b) Agravamiento de las penas en caso de corrupción policial y tráfico de pasta base con aumento de la pena de un mínimo de 4 a 15 años de penitenciaría.

c) Modificaciones al Código de la Niñez y la Adolescencia en lo que refiere a la normativa que rige para los menores infractores.

d) Eliminación de la tipificación de una serie de conductas como “faltas” y mantenimiento de aquellas con real incidencia en la inseguridad ciudadana, adecuándose los mecanismos procesales para su efectiva sanción por parte del Poder Judicial volviendo a crear los Juzgados de Faltas.

e) Abordaje integral de la problemática de las personas afectadas por el consumo problemático de drogas y su entorno, generando una estrategia integral para actuar sobre las principales consecuencias del consumo de drogas en particular de la pasta base de cocaína.

f) Creación de dispositivos judiciales especializados en el narcomenudeo.

g) Legalización regulada y controlada de la marihuana, con un fuerte rol desde el Estado sobre la producción. Asimismo, se promoverá el tema en los foros internacionales, como forma de luchar contra el consumo y el narcotráfico.

h) Modificación del Decreto 488/88 que regula el horario de protección del menor para que incluya también a los informativos.

i) Promoción del diálogo con los medios de comunicación, sus trabajadores, universidades y la sociedad civil, para la adopción de formas de autorregulación en materia de manejo de informaciones referidas a seguridad y violencia.

j) Mejorar la eficacia y transparencia policial, a través de la instalación de un sistema de trabajo en las comisarías en base a gestión por resultados y control de indicadores; un nuevo sistema de patrullaje; adaptación al territorio del despliegue operativo de la Policía fundamentalmente en el Área Metropolitana; instalación de un Laboratorio Especializado para análisis de drogas que permitirá identificar sus componentes; instalación de un sistema de gestión de calidad en todos los sistemas de comunicación policial; fortalecimiento de sistemas y procedimientos permanentes de control de desbordes y corrupción policial.

k) Fortalecer el sistema de centros de mediación y negociación de conflictos en algunas zonas del área metropolitana en dos niveles: el ámbito barrial; y los centros educativos.

l) Promover la participación y organización estudiantil en ámbitos estudiantiles, con dispositivos para capacitar e instalar la figura de los Jóvenes Mediadores.

m) Generar nuevas centralidades en algunos barrios del Área Metropolitana a través de plazas de convivencia con equipamientos que tendrán infraestructura deportiva, espacios para actividades culturales y equipamiento para actividades sociales y recreativas.

n) Crear un sistema de información especializado de denuncias de violencia doméstica que posibilitará captar mejor el problema de la violencia doméstica que en muchos casos quedan tipificados como otros delitos (lesiones, amenazas, violencia privada, etcétera.)

o) Mejora en la educación y el control del tránsito en todas las ciudades del país a través de la cooperación de la Policía Nacional Caminera colaborando con los gobiernos departamentales y las direcciones de tránsito en las intendencias.

Texto completo: ESTRATEGIA POR LA VIDA

Publicado en Adicciones, Entrevista, Psicología, Tragedia

Cada vez más mujeres venden drogas

Se encargan de las bocas de pasta base cuando cae el marido

 Perfiles 

Abuelas, madres e hijas son nuevas protagonistas en los delitos de drogas. Cada vez son más las mujeres que, cuando el narco cae preso y “la banda” sufre un golpe fuerte, toman las riendas de la organización.

Una mujer de 35 años y su hija de 15 fueron detenidas el miércoles en Paso Carrasco, luego de comprobarse que en su casa tenían una boca de venta de drogas. La mujer fue procesada y su hija enviada al INAU, en un caso más de los varios registrados en los meses recientes.

Tanto la Policía como la Justicia señalaron  que en los últimos años creció la cantidad de mujeres implicadas en delitos, especialmente los vinculados con el narcotráfico.

En las últimas décadas la mujer comenzó a ganar más espacios en la sociedad y a igualar sus derechos con los de los hombres. Así, a la vez que empezó a llegar a distintos ámbitos laborales que antes solo eran pensados para hombres, también comenzó a ingresar en el mundo del delito. Ese proceso tuvo una aceleración especial en los años recientes.

En Uruguay, las mujeres delincuentes tienen entre 20 y 50 años, se concentran en el nivel socioeconómico bajo y, en su gran mayoría, son procesadas por delitos vinculados a las drogas. “El delito cometido por mujeres aumentó en forma considerable, sobre todo los delitos relacionados con la droga”, expresó  el juez penal Nelson Dos Santos.

En igual sentido opinó el juez Néstor Valetti. “Ha habido un aumento significativo en los últimos años, sobre todo desde el ingreso en el consumo de estupefacientes. Desde el 2002 en adelante ha ido creciendo significativamente la participación de las mujeres”, expresó. Según Valetti, los delitos no son solo de venta, sino que también son delitos violentos cometidos por ser consumidoras.

En tanto, fuentes de la Jefatura de Policía de Montevideo coincidieron en observar el aumento. Según explicaron, en los últimos meses apreciaron dos mecanismos bien distintos. Por un lado, grupos de adolescentes mujeres que cometían hurtos en la zona costera mediante amenazas a otras jóvenes.

Por otra parte, mujeres asociadas al negocio de las drogas en las bocas de venta de pasta base. “Las bocas de pasta base son un negocio familiar donde participan la mamá, la hija y la abuela. Hay muchas mujeres regenteando las bocas porque por lo general el marido está preso”, dijo la fuente policial.

En tanto, jerarcas de la cárcel metropolitana femenina afirmaron que no vieron un gran aumento de reclusas en los últimos 3 o 4 meses, pero sí dijeron que “la mayoría de las presas son jóvenes y están por el tema de las drogas”. La cárcel tiene un promedio de entre 350 y 380 reclusas. El censo penitenciario de 2010 indicó que la población carcelaria es más que nada masculina, y que las mujeres eran menos del 10%.

BOCAS Y MULAS

La actividad de las mujeres en el mundo de la droga está vinculada al transporte de las sustancias o al “regenteo” de las bocas de venta. Muchas de ellas son detectadas en el ingreso a las cárceles, en los cruces de frontera y también en operativos específicos.

Según explicó Dos Santos, se han visto muchas mujeres que traen droga desde Buenos Aires hacia Montevideo. “Son en gran porcentaje uruguayas, pero hay también extranjeras. Son jóvenes y de niveles socioeconómicos deficitarios. Toman esto por hacer una changa y en algunos casos resultan atrapadas y procesadas”, dijo el juez al describir a tales delincuentes.

En tanto, las que aparecen en los puntos de venta son más violentas. Fuentes policiales se refirieron al reciente tiroteo ocurrido en la escuela de Casavalle y dijeron que la pelea entre madres se debió a que pertenecen a “bocas distintas” y a que “también recurren al ajuste de cuentas, que es una justicia paralela”. Agregaron que hay madres que llevan droga en las mochilas de los hijos.

“Siempre que se participa de un procedimiento por drogas en una casa hay mujeres atrás, eso es casi de orden”, concluyeron.

 

ROBERT PARRADO Psicólogo

1. ¿Qué implicancias tiene en la familia que la mujer vaya a prisión?

Cuando cae presa la mujer se termina de desestructurar ese núcleo que ya era disfuncional, porque por lo general en los ámbitos en que eso ocurre el hombre no está presente o está preso. Ahí se necesitan estructuras del Estado que tengan la fortaleza de incidir adecuadamente, como el Mides o el INAU.

2.¿Qué papel es el que juegan las mujeres en el mundo del delito?

El liderazgo está en el varón, por socialización, más allá de que las mujeres participen en resolución de conflictos violentos o delitos. La mujer es un elemento secundario de la estructura delictiva. Luego, también son un sostén emocional, cuidan a los niños, al lugar donde viven y los bienes.

3.¿Cómo observa la participación de mujeres en delitos de droga?

Cuando quedan al frente del negocio no es tanto en una posición como la que plantea la administración. Cuando se dice `una abuelita que vendía pasta base`, no es tan así, en realidad la abuelita está en una posición de indefinición total donde muchas veces se ve embretada en ese rumbo y se equivoca.

Publicado en Adicciones, Ética, Formación, Psicología, Tragedia

Ciudad Vieja, infierno de pasta base y aguantaderos

Concejal denuncia 

“Hay policías que cobran comisión para mantener bocas de venta de droga”

Arrebatos, rapiñas, vecinos atemorizados, aguantaderos, bocas de venta de pasta base y edificios ruinosos ocupados por intrusos e indigentes son parte de un desolador panorama denunciado por comerciantes y representantes municipales.

Residentes y comerciantes de la Ciudad Vieja se sienten “totalmente desprotegidos” y expuestos a la delincuencia” que va ganando terreno, particularmente, en algunos lugares convertidos hoy en pasos “de peaje” para turistas y transeúntes.

Según el concejal del Municipio B Mario Coppetti, el principal sitio de congregación de la delincuencia se ubica sobre la peatonal Pérez Castellano.

“Los residentes de la zona se sienten muy desprotegidos, sobre todo cuando ven a personal de la comisaría pasar a cobrar comisión para mantener a las bocas de pasta base en el barrio”, denunció.

También señaló un problema en cuanto al compromiso de la Policía con la seguridad. “Una mujer policía me comentaba el otro día que tenía hijos y era madre soltera. `Yo no me puedo jugar la vida así nomás`, me dijo la mujer”, contó el concejal.

Coppetti dijo que la noche es el momento de mayor vulnerabilidad. En ese sentido contó que una vecina del lugar sorprendió a dos delincuentes dentro de su casa, cuando estaban robando. Era de madrugada. Llamó a la Seccional y le preguntaron si los delincuentes se habían ido.

“Cuando les dijo que los ladrones ya no estaban en la casa le dijeron que no se preocupara, que iban al otro día a tomarle la denuncia”, dijo Coppetti.

Durante la recorrida, este cronista y el concejal se cruzaron con varios de los personajes marginales del lugar. Uno de ellos tomaba vino de una botella de plástico de medio litro, sentado en uno de los bancos de la peatonal Pérez Castellano.

“A este hombre, varios de los delincuentes de la zona lo usan de aguantadero móvil. Vienen con cosas robadas a turistas o transeúntes, le piden que se lo aguanten un rato y después le compran un vino”, comentó.

Sobre esa misma calle, una vecina se asomó a saludar al concejal. “Pérez Castellano cambió radicalmente cuando la hicieron peatonal. Antes era bastante tranquilo, pero de un año a esta parte está complicadísimo vivir”, dijo la vecina, que prefirió el anonimato, y se justificó explicando: “Los tengo todo el día acá en la puerta”.

“Acá se debe generar conciencia entre todos los vecinos”, sostuvo Coppetti, quien además manifestó preocupación por la poca respuesta que encuentra en las mesas de convivencia ciudadana.

“Tenés comerciantes que te piden cámaras en la esquina de sus comercios, como si fuera una solución mágica. Se mira el árbol y no el bosque”, sostuvo.

“Yo muchas veces salgo desilusionado de las mesas de convivencia”, agregó.

“Lo terrible es que no tenés respaldo policial. ¿Cómo puede ser que te roben a media cuadra de la comisaría?”, se preguntó.

Otro tema inquietante es la alta tasa de ocupación de edificios abandonados de la zona. “En la vieja sede de Saedu (sindicato de estibadores), hay por lo menos siete bandas de delincuentes con sus respectivas bocas de venta de pasta base”, dijo otro comerciante, Jorge, propietario de una galería de arte.

“En frente se había instalado una artista extranjera que terminó yéndose. La casa está vacía, pero ya intentaron meterse familias con hijos”, dijo el galerista.

Desde los dos comercios lindantes con la casa denunciaron que desconocidos intentaron ingresar por la fuerza a los mismos, cuando estaban cerrados; en varios casos con éxito.

“Acá nos entraron por lo menos cinco veces”, indicó el dueño de un supermercado, quien también prefirió el anonimato.

Coppetti, además, remarcó su postura respecto a aplicar la ley de vagancia, del año 1941, que ya se ha aplicado en Punta del Este.

En el mes de febrero, se reunió con el jefe de Policía, Diego Fernández, que en su momento “no descartó” utilizar esa herramienta legal.

“El ministro (Héctor) Lescano dijo que había que sacar a los indigentes de la Ciudad Vieja por estética y seguridad”, dijo. “Pero la ley nunca se aplicó”.

Además, comentó que intentó ponerse en contacto con autoridades ministeriales y la única respuesta que recibió fue de parte de la secretaria personal de Bonomi, quien le transmitió que el ministerio del Interior no podía aplicar dicha ley.